jueves, 25 de septiembre de 2008

...listas de cosas

Las listas de cosas, que gran invento, si no recuerdo mal, y tal y como me enseñaron en la E.S.O., las listas de cosas las inventó el gran filósofo indio Wolfgang Amadeus Hitler en el siglo XII. Este invento, y como todos los que hoy en día nos rodean, se inventó por casualidad, un día en el que Hitler, tras un intento fallido de crear la penicilina, empezó a cagarse en todos los Papas habidos hasta entonces, en todos los reyes Visigodos, en todos los personajes famosos Carolingios y Merovingios, en todas las mentiras que dirían los políticos en la democracia española de los siglos XX y XXI, en todos los hijos que tuvo Johan Sebastian Bach y en todas las veces que practicó el onanismo desde su pubertad hasta los 47 años, edad a la que inventó las listas de cosas. Y tras esta monumental cagada en tantas cosas pronunció la celebre frase estudiada en todos los colegios "EUREKA! He enumerado tal cantidad de cosas que lo llamaré lista de cosas", y lo registró en la Sociedad General de Autores y Editores, razón por la cual, cada vez que se crea un listado de cosas, se ha de pagar un canon.

Y tras esta breve introducción histórica para enriqueceros con un poco de cultura general, comentar que las listas de cosas son utilizadas para enumerar, por ejemplo, a las diez personas que matarías si fuese legal, a las diez personas que matarías si fuese ilegal, a las diez personas que ilegalizarías si fuese para matar, o, ¿cómo no?, enumerar las diez preferencias que tienes en la vida, y enumerar los diez mejores inventos. Y enumeraré de estas dos últimas listas, lo que dejó escrito para la posterioridad Sir Wolfgang Amadeus Hitler (tiene el título de Sir porque su novena mujer fue Sor en un convento). Por cierto, para que sean listas de cosas no es necesario que sean de una cantidad de 10, basta con que sean una decena de cosas.

Cito textualmente y en ese orden de importancia, las diez preferencias en la vida que tuvo Sir Wolfgang que escribió en su testamento:

"...

  • Cagar en un w.c.
  • Mear en cualquier sitio
  • Comer gratis
  • Cobrar dinero por inventar cosas
  • Practicar sexo con mi séptima mujer
  • Practicar onanismo con mi mano izquierda después de sentarme encima de ella durante unos minutos para que parezca que me lo practica otra persona.
  • Practicar sexo con mi segunda y mi tercera mujer a la vez. El resto de mis doce mujeres son un poco sosas en la cama.
  • Encontrarme dinero por la calle.
  • Ver concursos de Miss Armadura Mojada cerca del palacio del rey.
  • Escribir tonterías en este estúpido testamento para que mis sucesores las lean.

..."

Cito textualmente y en ese orden de importancia, los diez mejores inventos que pensó Sir Wolfgang que eran los mejores (todo lo citado en su lista fue inventado ya, a pesar de las creencias populares):

"...

  • El water
  • El chocolate
  • El papel higiénico
  • Internet
  • El sexo
  • La quiniela
  • El pegamento
  • El dinero
  • Las prostitutas que sustituyen a mis doce mujeres en mis viajes al extranjero
  • Las listas de cosas

..."

Y tras este listado de cosas que os he mostrado, que son las dos primeras listas que se hicieron en la historia, os hago las siguientes preguntas. ¿Cuáles son vuestras listas de estos temas que he tratado? ¿Qué tema os provoca más confusión a la hora de elaborar una lista? ¿Es igual de lista una mujer de 37 años, de Suecia, ojos verdes, 1.78 de altura y 62 kilos de peso, que un hombre de 52 años, de Finlandia, ojos azules, 1,82 de altura y 78 kilos? Ahi lo dejo para que recapaciteis...

Os veo en una nueva entrada de "HOY HABLARÉ DE..."

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso de que las listas basta con que sean una decena de cosas me parte..en la opcion de las 10 personas a las que matarias (legal o ilegalmente) me sobrarian muchos nombres o necesitaria hacer muchas listas...
En cuanto a las listas del gran Sir Wolfgang Amadeus Hitler, si en la de sus 10 prioridades en la vida hubiese resumido los apartados 5,6 y 7 en un contundente "tener buen sexo con quien quiera, cuando quiera, con varias en caso de apetecerme e incluso conmigo mismo en soledad" le habrian quedado dos apartados donde reflejar los grandes placeres de su vida..
Por otra parte, en su segunda lista, lo clavó, no hay ningun invento a dia de hoy que superes los citados por él..bueno, tal vez yo en lugar de concretar al nombrar el pegamento, habria citado cualquier droga esnifable, comible o bebible, de nuevo el gran sir por ser tan especifico se olvida de otros grandes placeres..
y por último, y sin animo de cuestionar la veracidad de tu comentario, hay algo que no me cuadra..en el siglo XII ya existia la SGAE?..y cómo lo hicieron para mantenerse en activo tantos años sin Ramoncin?
bueno, aunque tu blog contabilice un unico comentario, los dos sabemos que este vale por dos, no porque sea estupendo, si no porque no es la primera vez que lo escribo...

Cote dijo...

Ramoncín es un vampiro, por lo cual inmortal, que siempre se ha ganado la vida de sacarle sangre a los demás para poder vivir. De ahí que en ese siglo ya existiese.

Anónimo dijo...

Ramoncin es un cabroncete sacacuartos sin vida propia y con un unico exito musical..pero de ahi a vampiro..no se, no se..en ese caso la cancion deberia ser litros de sangre..si dice alcohol es que simplemente es un tio cualquiera, con un pasado aceptable, pero venido a menos..en que momento ramoncin ha pasado a ser el eje de esta entrada? aqui estabamos hablando de sir Wolfgang Amadeus Hitler!

Bagarator dijo...

Aprovecho que la ocasión la pintan calva para incluir aqui este manifiesto compuesto por 10 puntos, con el que yo por lo menos me siento identificado, fue encontrado en blog que no puedo citar.

Manifiesto del mal blogger
¡Bloggers del mundo, únanse a este manifesto!
¿Están hartos de que les recuerden lo mal que llevamos nuestro blog?
¿Están hartos de los viejos consejos de siempre (escribe regularmente, ten una temática definida, haz entradas concisas, etc…)?
Porque teniendo en cuenta que:

1.-Nunca vamos a conseguir miles y miles de visitas ni, muchísimo menos, ganar dinero con nuestro blog, ni conseguir el Pulitzer…

2.-No creemos que la calidad de un blog venga marcada por su número de visitas ni por la cantidad de páginas que lo enlacen.

3.-Sabemos y aceptamos que el 80% de nuestras visitas procederán de nuestros colegas, y estamos felices con ello (o como mínimo, nos conformamos).

Y, sobretodo:

4.-No escribimos para satisfacer al lector, sino para satisfacer nuestras ansias de escribir y comunicar. Si sólo a diez personas les gusta nuestro blog, estaremos tan felices como si les gusta a mil o a nosotros solamente.

Manifestamos que:

5.-El miedo a que un post no guste provoca una retorcida forma de autocensura. Una autocensura que coarta nuestra libertad artística y comunicativa. Nosotros no somos medios de comunicación forzados a vigilar nuestra popularidad. Tenemos el privilegio de no tener miedo al mercado ni a las críticas… ni al olvido. ¡No lo tengamos!

6.-Es posible que seamos felices si uno de nuestros post se hace popular y se difunde por la blogosfera. Pero nos comprometemos a no buscarlo, ni escribiendo lo que consideráremos más popular, ni de ninguna otra forma.

7.-Somos personas complejas, no maquinas especializadas. Por ello, escribiremos aquello que nos parezca interesante compartir, sin importar su temática ni su idoneidad.

Y, en resumidas cuentas:

8.-Este es mi blog.

9.-Yo me pago y me doy el vuelto.

10.-Si a alguien no le gusta, que no lo lea.

¡Si eres un blogger auténtico haz de este manifiesto algo tuyo!
a.-Si no te gusta parte del texto o te apetece añadir algo, cámbialo sin complejos.
b.-No cites de donde has sacado este manifiesto.
c.-No digas quien ha escrito este manifiesto.
d.-Ni se te ocurra poner un link a este post que estás leyendo, a no ser que sea para criticarlo o para anunciarlo sin hacerlo tuyo.
e.-Es posible que estés leyendo este manifiesto en un blog y no sepas si lo ha escrito el dueño o no del blog. ¿Acaso importa?
Porque todo blogger tiene derecho a ser mal blogger, y estar orgulloso de ello.