lunes, 6 de octubre de 2008

...sueño de una mañana de otoño

De repente me encuentro sólo, corriendo por este bosque lúgubre y tenebroso, es casi media noche, los lobos aullan, no se ve casi el oscuro cielo tapado por los grandes árboles que habitan este bosque, sigo un pequeño camino marcado sobre las hierbas aplastadas, posiblemente el sendero que día tras día sigue alguna persona, eso sí, de día, no creo que nadie se atreva a seguir este camino de noche, ni yo quisiera estar en estos parajes ahora mismo, pero sigo corriendo, huyendo de la sombra que me acecha, veo unos matorrales, quizá me sirvan de escondite, me meto y espero que aquello de lo que huyo se vaya sin darse cuenta de que me he escondido, pasaré aqui la noche hasta que los primeros rayos solares atraviesen esta maleza, no pienso dar ni un sólo paso más de noche.
Respiro fuerte, mi aliento va al ritmo de mi corazón, muy rápido, me agobio, respiro incluso más rápido, ha sido una huida larga, he ido demasiado veloz, pero no quería que me encontrase aquel...aquel...Dios, no deseo recordarlo... cuidado, silencio, se oyen sus pisadas, no sé porqué, pero hasta donde estoy yo ha ido corriendo, y justo cuando ha llegado a la altura de mi escondite se ha parado, intento parar de respirar fuerte para que no me oiga, pero mi corazón necesita mucho oxígeno, me tapo la boca, pero me agobio, me agobio...no puedo seguir en silencio, necesito coger mucho aire, lo necesito!, no oigo sus pasos, no sé lo que hace, no le siento, ¿dónde está? está claro que me está oyendo respirar. Ahora es, lo que me ha perseguido en todo momento, el que está escondiéndose para cogerme y hacerme yo que sé que barbaridades, lo hace sigilosamente, lo sé, pero ¿qué hago? ¿corro? ¿hacia donde?, no me estoy calmando, sigo respirando fuerte, AHHHHHHHHHH! me han cogido de las piernas, pero con fuerza he logrado soltarme y me voy corriendo, he perdido un zapato en la lucha, me deshago del otro para no ir cojo corriendo, no sé lo que era lo que me ha cogido, pero es muy sigiloso y veloz, estoy desorientado, acabo de meterme en un charco, me hundo hasta la cintura, el suelo tiene mucho fango, los calcetines cada vez que piso en el charco se me van bajando, me quedo sin calcetines, me cuesta avanzar, NO!! Viene por ahi!! No puedo moverme!! Este es mi fin!! NOOOOOOOOOOOOOOOOO!
Eh, ¿qué? ¿qué pasa? Oh, que sueño he tenido, me acabo de despertar en frente del ordenador, qué pesadilla, era tan real, tan siniestro todo, oh, ¿qué veo? Mi sueño, está escrito en la entrada, oh, estoy sorprendido, es tal cual lo he vivido, lo he escrito en primera persona, ¿es posible que lo escribiese mientras dormía? pero... ¿cómo? Que raro, mientras escribo estas líneas me siento tan inseguro como en el sueño, no sé, será por la experiencia vivida, ha sido un sueño muy duro, veo, por lo escrito en la entrada, que la descripción del sueño no se aproxima a la dureza y crueldad de lo vivido en él, era mucho peor, era algo NO! ¿CÓMO ES POSIBLE? OTRA VEZ NO!!!!! ERA UN SUEÑO, UN SUEÑO!!!!!!! NO!!!! AH!! AAAAAAAAAAAAAAAAH!!!!

5 comentarios:

Polo dijo...

uy que miedo...¿no será el que nos mangó la mochila?

Anónimo dijo...

Desde que vi como moya enseñaba su ojete, ya nada me da miedo... eh... no... no otra vez no!

Polo dijo...

el ojete de Moya.....dios!! yo lo he vuelto a ver este finde arggggggggggg

Cote dijo...

En efecto, se trataba del ojete de Moya. Por cierto, qué habreis hecho este fin de semana para verlo...

jorge dijo...

jajajajajajajajajajajajajaja

si en verdad os gusta, guarretes