jueves, 27 de noviembre de 2008

...genuinas anomalías cronológicas.

El primer anacronismo al que hago referencia data de 1763 D.C. En aquella época los antiguos romanos del siglo VI A.C. vivían en modernas casas, con persianas y puertas automáticas que se abrían y cerraban al oir algun ruido. Lo cual era un peligro, puesto que los carteristas del metro de Barcelona siempre estaban haciendo ruido para abrir las puertas y robarles papiros actuales. Una vez introducidos en la época a la que hago referencia, será más facil relatar las costumbres del protagonista de nuestra historia.
Se llama Aminiroxis IV Rodriguez, hijo de una estirpe de seguidores de Barack Obama. Tiene una novia que se llama Eva, que siempre va con hojas de parra cubriéndole sus partes, ella dice que ha sido expulsada del Edén, pero nadie le cree, excepto Clint Eastwood, sí, ese actor de los años 20 A.C. Eva y Aminiroxis son novios desde que cayó el muro de Berlín.
Aminiroxis tiene 32 años, es hijo de un carpintero llamado Josele, y siempre está contando parábolas. Tiene barba y dice que en un año será crucificado, muerto y sepultado, pero que al tercer día resucitará, subirá a los cielos, y sentado a la derecha de Manolo Escobar dirigirá a los Hebreos hacia las cataratas del Niagara para que naveguen juntos por la Casa de Campo de Madrid junto con los jugadores del Real Madrid y Barcelona. Pero eso es lo que dice Aminiroxis, la versión de Eva es más creible, dice que es un barbudo vago que se pega todo el día sentado en el sofá viendo en la tele partidos de futbol de Robots ultra avanzados que datan del 2133 D.C.
Aminiroxis tiene el Síndrome del Vago, eso es cierto, se lo detectaron hace 47 años, cuando estaba junto a Cristobal Colon e Indiana Jones por las Americas descubriendo Suecia. Desde que se lo detectaron no ha vuelto a ser el mismo, ya no va a cazar mujeres junto con sus congéneres, los Neandertales, ni golpea a Triceraptors, ni va a luchar con los Vikingos a conquistar Panamá. Pero él es feliz así. Eva y Aminiroxis son felices, tienen un hijo aleman de 59 años que se llama Adolfo, y que ha querido conquistar el mundo, matando a no se cuantos proxenetas, y metiendo en camaras de gas a no se cuantos Visigodos. Pero le ha salido mal, porque su madre le dice que no lo haga. Desde entonces Adolfo y Aminiroxis, van los domingos a misa, junto con los indios coloniales Arapajoes de Texas.
En la vida normal de Aminiroxis, se dedica a ser Inspector de Seguridad en la Central Nuclear de Springfield, desde que trabaja allí se ha vuelto de un color amarillo, se le ha caido el pelo y le han tenido que amputar un dedo de cada una de sus extremidades. Pero es feliz, porque Eva está muy buena, y es stripper en el Vaticano, allí con el Papa y Tutankamon como seguidores aferrimos. Adolfo y Aminiroxis juegan juntos en un equipo de baloncesto junto con un jugador pequeño peludo y blanco llamado Miguel Jordán. De él dicen que, en esta dura época en la que todavía no existen aviones, volará muy alto y llegará lejos. Pero nadie le cree, excepto Clint Eastwood, sí ese actor que fue famoso en 1387, cuando excarcelaron a Julian Muñoz de su delito de robar una gallina en los años 30.
Aminiroxis en su tiempo libre se dedica a hacer fotos a Marte, viaja allí por teletransporte, y lo hace junto a Abraham Lincoln. Aminiroxis tuvo una infancia muy dura, porque en Esparta, cuando eres pequeño, te hacen un duro entrenamiento, y te dejan sólo para que te ganes la vida, junto a tigres, islamistas y a los doce discípulos. Pero lo superó porque le ayudó si primo el de Zumosol.
Aminiroxis murió el mismo día que Cervantes, el creador de la película de Star Wars en 1754, en plena crisis post Revolución Francesa. Pero hoy Aminiroxis se va a ir a jugar un partido de Blernsball junto a Bender, Fry y el hijo de éste último, Antonio Banderas, que se hizo famoso por conquistar la Isla Perejil en 1854.
Mañana será un gran día.
Me despido a fecha de 12 de abril de 1893, año en el que se ha consagrado como dictador de Alemania nuestro entrañable Chanquete.
Un saludo desde Plutón, conquistado por los americanos renacentistas en la época grecorromana al mando de Búfalo Bill y su inseparable amigo, Dorian Grey. Hasta tarde, aunque nadie me crea, excepto Clint Eastwood, hijo de Buda.

2 comentarios:

Jorge dijo...

se te va muchoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo


pero es muy sano hombre xD

en menos de un mes ya estoy dándoos la vara guan mor taim.

besos

Cote dijo...

Soy asi :D