jueves, 31 de diciembre de 2009

...mi vecino del pueblo (V)

Tras la primera, segunda, tercera y cuarta parte, sigo contando los hechos dantescos que ocurrieron aquella noche.

Terminé de hacer un hueco en la pared para que mi cuerpo pudiese caber, y entré en esa estancia oculta con un falso tabique. Allí se encontraba la anciana portando las velas. Pero también se encontraban la chica del camisón y el anciano que hasta ahora no había visto. Ellos giraron la cabeza para verme, y sin decirme nada, me invitaron a sentarme sobre un taburete. Era como si me estuviesen esperando.

La habitación en la que me encontraba no tenía ventanas, sólo estaba iluminada por las velas de la anciana. Había dos sillas sin ocupar. Ellos tres estaban de pie. Al fondo se veía una cortina que parecía tapar una cama.

Los tres espectros parecían tristes. Y allí estuve sentado el tiempo que, a mi parecer, debieron tardar para rezar algo en silencio. Una vez terminaron, se dirigió hacia mi el anciano, mi vecino que siempre me ha saludado tras la ventana y me desveló el secreto que esa casa guardaba.

Cuento tal y como me lo contó mi vecino.

"

Hola pequeño vecino, ardes en deseos de saber qué ocurre aquí. Únicamente te lo podemos contar a tí, porque tú eres el único joven de este pueblo. Tus padres nos alegraron la vida cuando decidieron tenerte. Ya sabes que en el pueblo no hay más jóvenes. Te voy a contar lo que ha ocurrido durante estos años.

Mi mujer y yo tuvimos una hija. Se llamaba Elisenda. Hubiese sido una buena hija si no fuese porque tenía una personalidad bipolar. Era dulce y cariñosa, pero a veces era cruel y violenta y no sólo con nosotros. A veces mi mujer y yo hemos pensado que se comportaba así porque no habíamos sabido educarla corréctamente. La situación llegó a hacerse insostenible, tanto mi mujer como yo no podíamos aguantar su violencia, y buscamos ayuda profesional. Pero nadie admitía en su terapia a nuestra hija. Lejos de ser felices en la ciudad donde vivíamos, donde eramos tachados de seguidores de Satanás por tener una hija poseída, decidimos hacer una cosa atroz. Irnos de la ciudad donde todo el mundo nos conocía e ir a vivir a la casa del pueblo que tenía mi ya difunto padre. Una vez allí, decidimos llevar a cabo nuestro plan.

Una noche cogimos a nuestra hija durmiendo, le pusimos cloroformo, y la llevamos a esta estancia en la que estás que había estado construyendo yo días atrás. En esta estancia pusimos una cama y unas cadenas para atar a nuestra hija. La encadenamos a la pared tumbada en la cama, la amordazamos, la emparedamos y dejamos que se muriese con el paso del tiempo. Cerré la estancia y mi mujer y yo decidimos no hablar del tema nunca. Estuvimos viviendo tranquilos en el pueblo, nadie sabía nada, nadie sabía de nuestra hija porque nunca la sacamos a la luz. Con la conciencia sucia, pero el cuerpo tranquilo, estuvimos en paz hasta el fin de nuestros días, dos años más tarde.

Mi mujer y yo descubrimos que estábamos muertos cuando vimos con nuestros propios ojos nuestros cuerpos inertes en la cama de nuestra habitación, en el tercer piso. Poco a poco fuimos descubriendo que podíamos hacer cosas que de vivos no podíamos. Atravesar paredes, levitar... Y en un momento de valentía, decidimos atravesar el tabique que yo construí y ver a nuestra hija. Bajo nuestra sorpresa, vimos que ahí estaba el espectro de nuestra hija junto con su cuerpo inerte y podrido en la cama. No nos guardaba rencor. Ella tenía como principio, que nosotros eramos los que le dimos la vida, y eramos quienes podíamos quitársela.

Entendimos que éramos una familia un tanto especial, e hicimos vida normal dentro de nuestra casa, siendo conscientes de que éramos fantasmas porque nos quedaba una tarea pendiente que hacer en este mundo. Y un día vimos a tus padres con un bebé. Ése eras tú. El único niño del pueblo. La única persona a la que enseñar y tratar como a un hijo. Nuestra tarea pendiente.

Y año tras año, sentado en mi butaca mirando hacia la calle, te observaba crecer, y veía que estabas bien educado, y lo que más me agradaba, era que, aunque fueses inconsciente, yo estando muerto, te saludase, y tú me lo devolvieses. A mi mujer le hacía ilusión saber de tí.

El día que me negaste el saludo, supe que era el momento de hacer mi tarea pendiente, enseñarte una cosa que debías llevar en mente toda la vida, ¿lo recuerdas?

-Siempre se ha de saludar cuando un anciano te saluda. Son la sabiduría y la experiencia en persona, se les ha de tener un respeto.-

No entendí porque tras esa acción, mi mujer y yo no descansamos en paz para siempre. Aun seguimos vagando en pena por nuestra casa. A la espera de averigüar qué hacer para descansar para siempre en paz.

Esta noche querías descubrir el secreto que se guarda en esta casa. De acuerdo. Levántate, corre la cortina y lo descubrirás.

"

Tras esas estremecedoras palabras, tardé un poco en reaccionar, y con el cuerpo en continuo escalofrío del miedo que estaba pasando, me levanté, corrí la cortina y...

martes, 29 de diciembre de 2009

...y este año qué será

Situémonos temporalmente en el 31 de diciembre del 2005. En dicha fecha Cote y sus amigos decidieron que las Nocheviejas eran sosas y aburridas si no se hacían temáticas de disfraces.

Temática año 2005: Superhéroes


En la foto de arriba a abajo y de izquierda a derecha: El mayor superhéroe de la historia jamás inventado por la mente del hombre: Cristo. El capitán Trueno. SuperCote. El creador de Spiderman: Stan Lee. The punisher y Harry Potter. Fuera de la foto también estaban las 3 supernenas.

Temática año 2006: Dibujos animados


En la foto: Michelín y Duffman (Cote). Al fondo se puede observar al Doctor Zoidberg. También participaron Mafalda y Fry.

Temática año 2007: Rockeros.


En la foto: Angus "Cote" Young.

Temática año 2008: Hawaianos.



En la foto: El hawaiano más Cote de todos.

¿Y este año qué temática será?

viernes, 25 de diciembre de 2009

...repaso anual del 2009 de este blog

Como viene siendo tradición (esta es la primera vez que lo hago) a final de año suelo hacer un repaso sobre el blog que tantas alegrías me da. El mío.

En enero tenía dos seguidores oficiales, pero con la revolución industrial tengo ya 10 seguidores, aunque de manera extraoficial tengo constancia de que tengo más. Siguen siendo pocos, pero algunos de ellos son muy valiosos y fieles, que más de un blog querría tener. En este mes hay que destacar la entrada de las tradiciones navideñas de mis amigos que ha sido la tercera entrada del año con más visitantes en su día de publicación (13 de enero).

En febrero no hay nada que destacar, aunque es mes de felicitaciones hacia Cote.

Julio es un mes que me trae muy buenos recuerdos debido a que fue en este mes cuando el número de lectores aumentó. Y desde entonces esos lectores siguen fieles cada una de las entradas que publico. Especial mención merece Menda, que desde entonces no se ha perdido ni una sóla entrada y publica su comentario, que siempre es de agradecer. Posteriormente también hablaré de otra seguidora y de su blog.

En agosto este blog cumplió su primer aniversario, y destaca la entrada que ese mismo día publiqué, como la segunda entrada del año con más visitantes en su día de publicación (18 de agosto).

En noviembre hay que destacar que se encuentra la entrada del año con más visitas en su día de publicación (23 de noviembre), la última vez. Pero dudo que esta entrada hubiese tenido tantas visitas sin la inestimable ayuda de la publicidad que me dió S en su día. S es la fiel lectora de la que antes he hecho mención.

En diciembre se encuentra la entrada que a mi modo de ver no es la mejor, pero es la que mejor sabor de boca me ha dejado, y la que más tiempo he tenido en mente tras su publicación. Sueño.

Queda pendiente terminar la saga de entradas que empecé con mi vecino del pueblo (II, III, IV). Que es la única saga que tiene este blog, y es la que más quebraderos de cabeza me ha dado. Y si tardo tanto tiempo en publicar entre entrada de saga y entrada de saga es porque es complejo seguir la trama y que no se alargue en exceso.

Y hasta aquí el repaso anual del blog. Me voy satisfecho de lo que he publicado este año. Claro que hay entradas mejores y peores, pero eso es normal, no se puede mantener el altísimo nivel de originalidad que tengo (modo "no tengo abuela" off).

jueves, 24 de diciembre de 2009

...algún dato real mío

Soy de

Tengo (Integral indefinida de 7 x al cuadrado donde x tiene el valor de 1' 775) años

Y trabajo de
Y bueno, lo de SuperCote ya lo sabíais.

viernes, 11 de diciembre de 2009

...elige tu propia aventura

  • Párrafo 1: Eres un espeleólogo de reconocida reputación y te encuentras en una cueva que no conoce ni tu santa madre. Está muy oscuro y tienes que ayudarte de una linternucha de mierda (no tenías más presupuesto). Vas acompañado del prestigioso doctor en dibujo técnico don Oldendongo Ramirez. ¿Y te preguntarás qué cojones pinta este tio a tu lado? ¿Qué más da? Es ficción y yo soy el que crea la historia ¿no? Pues si no te gusta la compañía te jodes, y no te quejes que te podría poner a un afamado político con cejas. Vais los dos con cierto miedo porque la cueva parece inexplorada, a pesar de que en la entrada te hayan cobrado 3 euros. Tras horas de camino véis al fondo una luz artificial. ¿Qué decides hacer? Ves al párrafo 3 si deseas seguir hacia ella. Ves al párrafo 5 si deseas ignorarla.
  • Párrafo 2: En este párrafo no se me ha ocurrido nada mejor que poner.
  • Párrafo 3: Seguís la luz y de repente véis que una enorme grieta en el suelo os impide el paso. Y recuerdas la película de Indiana Jones, en la que en una situación similar decía que "quien salte de la cabeza del león probará su valía". No ves ninguna cabeza de león pero una piedra que se ve, parece una roca. No estás muy convencido así que le dices al doctor Oldendongo que no tenga miedo y que él lo haga. Está justo al borde del precipicio y no se atreve. Si decides empujarle a ver lo que pasa ves al párrafo 4. Si decides que lo mejor es retirarte antes de que ocurra una desgracia ves al párrafo 7.
  • Párrafo 4: Empujas al doctor a traición hacia el precipicio. Y ves que lo de Indiana Jones no tiene nada que ver, y ves caerse al doctor metros y metros, rompiéndose falanges, faringes y uñas, hasta que desaparece de la profundidad que hay. Te sientes un poco culpable, pero a los 3 segundos se te pasa. A pocos centímetros de ti ves que la grieta se termina, y decides ir hasta allí para poder seguir hacia la luz de antes. Tras varios metros interminables (unos 7 metros) escuchas a gente. Eso es imposible, piensas, pero ahí están. Si decides seguir yendo hacia la luz a pesar de que haya gente, ves al párrafo 8. Si decides que ya está bien de juegos y quieres ir a casa, el autor del blog no te lo permite, así que pierdes y mueres. Fin de la aventura.
  • Párrafo 5: Que ignorante eres, ¿pero que no te das cuenta que debes ir hacia la luz para poder terminar feliz y contento la aventura? En fin, pierdes y mueres. Fin de la aventura.
  • Párrafo 6: Llegas hasta la luz y hasta la gente. Ves que hay un guía que explica la historia de la cueva y un grupo de turistas que le escuchan. Te das cuenta de que este es el grupo al que pertenecías antes de perderte con Oldendongo. Qué pérdida tan inútil la de Oldendongo. En fín, alguién tenía que morir en una aventura, si no, no existe el factor tensión. Enhorabuena, has ganado. Has conseguido terminar bien la aventura.
  • Párrafo 7: ¿He oido gallina? El autor del blog considera que lo eres. Por ello pierdes y mueres. Fin de la aventura.
  • Párrafo 8: Este párrafo sólamente está de relleno no sirve de nada. Sigue al párrafo 6.

lunes, 7 de diciembre de 2009

...sueño

Y me meto en la cama y tú me arropas, y me das dos besos de buenas noches. Me acaricias, me susurras cuánto me quieres y me dices que descanse. Dulces sueños tengas tú también.

Y me duermo con facilidad bajo el agradable calor de las mantas en invierno. Apacible y tranquilo comienza mi proceso de descanso cerebral. Y sueño contigo. Sueño con que te veo paseando triste por la calle, y sin mediar palabra te cojo de la mano y te llevo a una dimensión paralela, donde todos los sueños y deseos se cumplen. Yo soy el rey de este lugar, todo lo que pido se hace realidad, y todo lo que mis acompañantes piden, también.

Y siguiendo sin mediar palabra, sé lo que te pasa, sé qué es lo que te haría feliz. Y empiezo a crear un paisaje con verdes prados, con un bonito arcoiris, un sol espléndido con una temperatura acogedora. Andamos por un bonito camino rodeado de grandes árboles, al fondo se ven unas elevadas montañas preciosas con cumbres nevadas, con decenas de cascadas, con un agua más pura que tu corazón, si cabe.

Andamos hacia el norte y empiezan a aparecer los animales que te vieron crecer y que actualmente ya no están entre los vivos, aquel caballo que tantas aventuras te hizo vivir, aquellos conejos que tus padres dijeron que se escaparon, aquella pareja de perros con los que tantas veces te tirabas al suelo para jugar con ellos. Y los gatos se ven al fondo, todos tus animales queridos vienen a verte.

Seguimos caminando y nos saluda aquel vecino que tan bien te caía y no pudo sobrevivir a aquel accidente, y vienen tus abuelos, y te abrazan y te dicen lo bien que has crecido, y lo que les gustaría poder haberte visto crecer. Te besan y tenéis horas de conversaciones y abrazos que en tanto tiempo no has podido darles. Yo os dejo durante un instante porque he de seguir creando tu deseo para hacerte feliz. Sin que tú me hayas dicho nada yo sé lo que más ilusión te haría... y todavía no te lo he mostrado.

Sorpresa tras sorpresa, a cada cual más agradable, me sigues acompañando por estos verdes bosques. Al fondo está mi creación más costosa de todas, pero a la vez, a la que más amor le he dado para crearla y la que con más cariño he hecho. Son tus padres, tu hermano pequeño y su felicidad. Os reunís y habláis largo y tendido. Todo son lloros de alegría y emoción. Abrazados los cuatro os dejo para que os fundáis en uno. Ellos son felices y por ello tu también.

Al fin he conseguido otra vez hacer realidad un sueño.

Éste era muy dificil. Hacerte feliz sólo se podía conseguir haciendo feliz a tu familia. Y eso era aun más dificil. Lograr la felicidad de tu familia tras aquel fallo en los frenos de tu coche que hizo precipitarte al vacío, sólo era posible haciéndoos volver a veros otra vez.

Y me despierto a tu lado. Feliz por tenerte. Con la sensación de haber cumplido otro sueño de alguién. Desde donde estoy, es mucho más facil cumplir sueños que desde ahí abajo, en la Tierra.

I´m the king of Lullaby.

sábado, 5 de diciembre de 2009

...cuando te enteras de que tu hijo fuma

Que un padre descubra que su hijo fuma no creo que le guste mucho. Puede tolerarlo más o menos, y permitírselo haciéndole ver que no es lo más sano que puede hacer. Pero también hay padres que no lo deben de tolerar mucho.


Sí, son amigos mios.

viernes, 4 de diciembre de 2009

...preguntas

Y me pregunto yo ¿qué es mejor? ¿volar o ser invisible? Mi cerebro involuntariamente ya me respondió hace tiempo, pues siempre he soñado con volar, pero nunca con ser invisible (estoy hablando como cote no como SuperCote). Volar mola, sí, pero ¿y ser invisible? Sería gracioso. Pero tal y como se dice, volar lo usarías para hacer el bien principalmente, pero ser invisible lo usarías para hacer el mal, pues... siempre que haces el bien gusta que se te reconozca. Así que... yo respondo que preferiría ser invisible.

¿A quién se odia más en general? ¿A un mimo o a uno de la tuna? Yo personalmente no tengo ningún odio personal hacia ninguno, pero las últimas encuestas realizadas por la Tuna Universitaria de Salamanca, indican que un 100% de los preguntados han dicho que odian más a un mimo. Obviamente este estudio no tiene ningún valor ni está basado en nada empírico, como todos los estudios que se hacen. Porque no se si os habréis dado cuenta pero se hacen estudios de todo, y cada uno de los estudios se contradicen entre sí, que si el aceite que ha caido al suelo es malo, que si el suelo está limpio no pasa nada, que si pero por mucho que se diga si en el transcurso de la caida del aceite al suelo hay partículas invisibles contaminantes el aceite está malo al caer al suelo aunque esté limpio....

Y las preguntas típicas que se hacen entre amigos, que no quiere decir que las hayamos hecho entre mis amigos...bueno, quizá, pero no confirmo nada. ¿Con quien te liarías antes, con un hombre con coño, o con una mujer con polla? La mayoría contesta mujer con polla, pero algun caso hay que dice hombre con coño. ¿A quién de tus amigos del grupo se la chuparías? Y yo no fuí el elegido con más votos, pero alguno me llevé... Obviamente no estaban las chicas del grupo, que cuando están las tratamos como buenas damas que son, y hablamos sobre temas más relevantes como el Tratado de Maastricht, la peligrosa proliferación de descigüeñados en Michigan, el teorema de Wichitah.... ¿No es creible verdad? Qué cojones... Si ya hay tanta confianza que hacemos esas preguntas estando las chicas o no... Bueno, esto da constancia de la mente tan abierta que tenemos y que hay que tener para no ofenderse por estas preguntas. Si es que el buen rollo entre los amigos da lugar a confianza y no hay ningún problema en hacer preguntas... curiosas, ni de hablar de temas no relevantes... que para eso ya están los políticos... y no lo hacen muy bien que digamos...

miércoles, 2 de diciembre de 2009

...preferencias musicales

Como hoy no está el horno para genialidades mentales como tengo acostumbrado a mi aclamado público, voy a hablar de mis gustos musicales.

Los grupos indicados en cada uno de los estilos que pongo hay que entender que son fieles al estilo en el más amplio y general de los sentidos. Es posible que alguien piense que ese grupo qué narices pinta ahí, pues pinta las narices que el autor tiene.

Ni que decir tiene que existen infinidad de más estilos musicales y que cada uno de ellos me sigue interesando y gustando de la misma forma que los que aquí presento, pero no tengo grupos preferidos, como ejemplo puede servir el tango, el country... Y por supuesto, que cada uno de los estilos que aquí presento tiene grupos que me encantan y enamoran, pero son superados por alguna razón por los que aquí enumero.

Y sin más preámbulos, que bastantes ha habido ya, me dispongo a enumerar estilo, grupo y canción que me dió a conocerles y a interesarme más por ellos.

Bachata -> Luis Miguel del Amargue -> Vuela vuela (a dueto con Lady Bonilla)

Bossa Nova -> Antonio Carlos Jobim -> The girl from Ipanema

Chill out -> Almadrava -> If you could see my eyes

Clásica -> L.V.Beethoven -> Sinfonía n.º 9 Op. 125 en re menor

Dance -> Gigi D´Agostino -> L' amour toujours

Electrónica -> The chemical brothers -> Hey boy, hey girl

Hardcore -> Charly Lownoise & Mental Theo -> Get funky

Heavy -> Stratovarius -> anthem of the world

Hip hop -> SFDK -> El liricista en el tejado

Metal -> Limp bizkit -> Now I know why you wanna hate me

Pop -> Elefantes -> Azul

Punk -> The offspring -> Self esteem

Rock -> Queen -> Bohemian rhapsody

Espero que descubrais algo bueno en este post.

Un saludo a todos

lunes, 30 de noviembre de 2009

...trámites

  • Cote: Hola buenas, disculpe, ¿ya no es aquí donde hacen los trámites para que te den una buena hostia merecida?
  • Funcionaria 1: ¡NO!!!!!! ¡Hace tiempo que no está aquí!
  • Cote: ¿? ¿Cuánto tiempo? ¿Y dónde está situada ahora la delegación donde hacen los trámites?
  • Funcionaria 1: ¡MUCHO TIEMPO!!!! ¡Dos meses! ¡Ahora está en el edificio Stroholm!
  • Cote: Ala, ¿dos meses? si que es tiempo si, si suponemos que la vida media de una persona son tres meses claro. Gracias por su amabilidad, su educación y su buen hacer. Que tenga un buen día.
  • Funcionaria 1: ¡ADIOS!!!!!

--------------------------------

  • Cote: Hola, buenos días, ¿es aquí dónde...?
  • Funcionario 2: Sí, aquí es todo, todo ¿por qué? Todo es aquí. Todos vienen a mí, todos. Todo. Todo lo que tengas que hacer se hace aquí, todo, si tienes que hacer un hijo ventanilla 2, si tienes que tramitar un inyección de penicilina piso 4 puerta 14 ventanilla 119, si tienes que pedir una autorización para que el Gobierno te permita escribir por ordenador ventanilla 9, si tienes que solicitar una buena hostia merecida puerta 7 ventanilla 5, si tienes que...
  • Cote: Gracias, gracias, es lo que necesitaba... y relájese por Dios, parece un poco quemado.
  • Funcionario 2: ¿por qué lo dices? ¿por qué? Da igual no contestes, no tengo tiempo, nada de tiempo, siguiente por favor, siguiente, venga venga, va.

------------------------------

  • Cote: A las buenas, ¿es aquí dónde hay que tramitar para una buena hostia merecida?
  • Funcionaria 3: Sí. ¿Trae el impreso A8 debídamente cumplimentado?
  • Cote: Sí, claro, ya lo solicité en el año 1995 y me lo enviaron por correo en agosto de este mismo año 2009, y durante estos cuatro meses he estado rellenándolo a 19 hojas por día ininterrumpidamente. Así que aquí se lo traigo.
  • Funcionaria 3: Mmmmm, a ver a ver, no me fío.... Aha, el mismo fallo de todos los jóvenes... En la hoja 489, usted no ha indicado el número de hijos que tiene.
  • Cote: Es que no tengo ningún hijo.
  • Funcionaria 3: Pues debería haber puesto cero.
  • Cote: De acuerdo, ahora mismo con este boli que me traigo le pongo un cero.
  • Funcionaria 3: No no no no y no. Se lo lleva a casa, lo rellena debídamente y lo trae de vuelta otro día.
  • Cote: De acuerdo, pero podría seguir mirando si tengo algun error más.
  • Funcionaria 3: Otro día, que ahora tengo que atender a más gente de la fila.
  • Cote: .... Pero si sólo estoy yo. No hay nadie más.
  • Funcionaria 3: ¿Seguro? Mire otra vez, mire.
  • Cote: ... Que no hay nadie más... ¿Oiga? ¿Pero dónde se ha metido? Pero será capaz de haberse escondido para no trabajar? En fín, me voy, otro día vendré.

Total que me he ido sin la hostia merecida. Si las hostias que no nos merecemos tardasen tanto en llegar como las que nos merecemos, el mundo sería diferente.

martes, 24 de noviembre de 2009

...cascos azules

Las Fuerzas de la Paz de las Naciones Unidas son un cuerpo de militares conocidos popularmente como los "cascos azules" por el color de los mismos.

Yo soy un cuerpo humano conocido muy poco como el "casco azul" por el color del mismo.

Os propongo dos juegos.

1.Averigüa qué foto hace referencia a las Fuerzas de la Paz de las Naciones Unidas y qué foto me hace referencia a mí.

2. Encuentra las 863 diferencias entre las dos imágenes.






lunes, 23 de noviembre de 2009

...la última vez

Cuando eres un pequeñajo te marcan muchos acontecimientos y los recuerdas toda tu vida. Sea porque es más fácil aprender, o sea porque los hechos que te suceden te influencian más, todo lo habido en los primeros años de tu vida están presentes en tu mente a día de hoy.

Los juegos que te entretienen de pequeño, las series de dibujos que ves, las películas que echan en televisión, en definitiva, la sucesión de pequeños acontecimientos que se convierten en una rutina agradable y que te hacen crecer.

Pero llega un día que, sin darte cuenta, has crecido y ya no haces eso que tanto te gustaba, eso que para tí era una forma de vida. Ya no juegas con los playmobil, ni con los cochecitos, ni ves esa serie dibujos animados, ni juegas al escondite...

¿Cuándo fue la última vez que hiciste cada una de esas cosas? Porque hubo una vez, y en el momento en el que lo vivías no eras consciente de que iba a ser la última. ¿Cuándo fue la última vez que jugaste a las canicas? ¿y la última que viste aquella película que tenías grabada en VHS que tantas veces veías y que tanto te gustaba?

No somos conscientes de la última vez que hacemos algo de pequeños, ni somos conscientes ahora de qué ocasión va a ser la última que hagamos cualquier acto habitual. Ya sea porque nos quitamos la costumbre, porque cambiamos de aires, o porque ya decimos adios a esta vida, nunca somos conscientes de cuando va a ser la última vez que comemos sopa de nuestras madres, que le damos un beso a nuestros padres, que le decimos algo a nuestros amigos, o que le damos una caricia a nuestras parejas. Nunca somos conscientes de cuando va a ser la última vez que vas a ver al vendedor de la panadería de al lado que tantas veces te ha servido y te ha sonreido, nunca eres consciente de cuando vas a dejar de ver a ese compañero de clase.

Y eso me duele, pero me duele aun más cuando, por una causa muy puntual y concreta, eres consciente de la última vez que, por ejemplo, vas a estar en una casa en la que has pasado momentos extraordinarios, la última vez que vas a ver a un familiar porque sabes que le ha llegado su hora, o ese amigo que sabes que se va y que nunca volverá. Esos momentos no quieres que nunca terminen, pero, lamentáblemente, finalizan, y ya nunca volverás a vivirlos. Y los recordarás siempre. Con más o menos melancolía y con más o menos sentimiento, pero los recordarás y te acompañarán siempre.

Es por ello por lo que, aunque suene a tópico, hago un llamamiento a todos los lectores para que viváis inténsamente cada uno de los momentos que os agrada vivir, por pequeños que sean.

El hecho de darle dos besos a tu tía que tanto cariño te ha dado, el hecho de darle los buenos días a tu familia por la mañana, el hecho de ver esa sonrisa del vecino todos los días, el hecho de abrazar a tu mascota, llegará un día que no se repetirán, y nunca sabrás cuando será la última vez.

Así que, y finalizo, cada vez que os despidáis de alguién que queréis, aunque sea obvio que os váis a volver a ver, despediros de la mejor manera, pues es posible que por un calentón os despidáis enfadados y por un hecho trágico, nunca volváis a veros. Tener un buen recuerdo de la última vez.

jueves, 19 de noviembre de 2009

...el espeluznante caso del hombre que sabía mandar

Situémonos temporalmente en la antigua Arabia. Según unos pergaminos, rescatados de la vetusta biblioteca de Alejandreta por el doctor británico Sir Arthur McAndrew, existía por aquella época, un hombre llamado Al Nouzha, que fue un famoso jeque que estaba al mando de una extensa tierra.

Cuenta el pergamino que Al Nouzha sabía mandar, no era cruel con sus lacayos, no se quedaba con todo el dinero de sus súbditos sino que lo destinaba a mejorar todo lo relacionado con su tierra, no tenía casos de corrupción, no gritaba nunca a sus más directos sirvientes, siempre era amable, y aunque algo hubiese salido mal sin ser su culpa, se hacía responsable directo y con eficiencia y saber estar, lo arreglaba. Si algún poblado extranjero le quería conquistar sus tierras, él se personaba diréctamente en el palacio del lider de dicho poblado, y con suma labia le aconsejaba que no era buena idea ni para él ni para sus súbditos, pues moriría mucha gente inocente y se quedaría debilitado su ejército, y si otro poblado les quisiese atacar no tendrían con qué defenderse.

Nunca tuvo problemas, nunca se habló mal de él. Según el registro de personas que saben mandar, que se encuentra en Washington actualmente, es el único inscrito en toda la historia de la humanidad. No deja de ser espeluznante este misterioso y extraño caso. Lógicamente este personaje ya no vive, porque murió a los 34 años de una luxación en el dedo índice de la mano derecha (es que estaba muy debilucho porque no se alimentaba muy bien).

Hoy en día todos los líderes de alguna cosa, por pequeña que sea, siempre hacen algo que no es digno de un líder. Corrupción, guerras, engaños, extorsión, malversación, maltrato psicológico, entre otras cosas, son el día a día en esta sociedad. Hasta yo miré mal una vez a un súbdito mío por tirarme aceite hirviendo, sin querer, a los ojos mientras yo estaba siendo operado de miopía por un cíclope tuerto.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

...el extraño caso de la baldosa que fue fregada sin enterarme

Estaba yo que te estaba en un lugar llamado "casa de amigo". Aquel lugar era la nueva morada de un amigo, y yo nunca había estado. Ese amigo ya llevaba habitando aquel lugar un tiempo él sólo, y me invitó a pasar un fin de semana.

La casa estaba muy bien pero algo me sorprendió y me causó un gran revuelo pues, no estaba preparado para ello. Había una baldosa ligeramente sucia en el suelo del pasillo. Era misteriosa, ya que era diferente a todas las demás baldosas, porque estaba sucia y las demás no. ¿Qué abominable acontecimiento debió pasar para que esa baldosa tuviese ese aspecto? ¿Por qué esa baldosa y no otra? Algo en mi cuerpo me hacía pensar que esa baldosa era misteriosa y que no era de fiar. Me mantuve durante todo el primer día evitando pisarla, pero cada vez que pasaba a su lado la miraba muy de cerca, me tumbaba mirándola y la inspeccionaba. Ahí estaba, sucia, inmóvil, como si no fuese con ella la cosa.

Durante todo el primer día estuve preguntándome miles de cosas sobre esa baldosa. La miré centenares de veces, y seguía siempre igual. Me escamaba, ¿por qué seguía sucia?, ¿por qué las demás seguían limpias? Esa baldosa me provocaba escalofrios que sólo me habían provocado anteriormente una vez, cuando ví de cerca a Carod Rovira en Roma.

Tras pasar el primer día sin poder explicarme ninguna cuestión que se me planteba sobre la baldosa, me acosté. Tenía mucho sueño. A media noche me desperté para ir al baño, encendí la luz de la estancia de aquella baldosa, y ahí seguía, sucia. Si algo da más miedo que una baldosa ligeramente sucia, es una baldosa ligeramente sucia vista por la noche. Tras volver a la cama, no podía dormirme, no me podía quitar la imágen de esa baldosa. Tuve pesadillas con ella durante toda la noche.

Al día siguiente me desperté muy tarde pues necesitaba descansar. Fui a pasar por la baldosa, y ¿cuál fue mi sorpresa? ¡que ya estaba limpia! No me lo explicaba. ¿Quién podía haber sido? En esa casa sólo estábamos dos personas y yo no fuí. No dejaba de provocarme extrañas sensaciones. No sabía el motivo por el cual se ensució, y tampoco sabía el motivo por el cual se limpió. No sé si me daba más miedo sucia o limpia. Ahora era igual a las demás baldosas y no sabía distinguirla. Podría atacarme en cualquier momento y no lo podría preveer.

Fui a decirle a mi amigo que me iba de su casa porque no podía aguantar más a esa baldosa. Le expliqué todo, paso a paso, y él me dejó ir.

Días más tarde me ingresaron en un manicomio, pero nunca entenderé por qué.

viernes, 13 de noviembre de 2009

...mi vecino del pueblo (IV)

Tras los hechos relatados en la primera, segunda y tercera parte, seguiré narrando lo sucedido.

Entré en aquella habitación del segundo piso sin hacer ruido, la iluminé con la linterna, rincón por rincón, centímetro a centímetro y no había nada. Debí darme cuenta de eso. Los policías la habían inspeccionado minutos antes. Pero... entonces... ¿la anciana a qué entró a esa habitación? Todo en mí era un mar de dudas e incógnitas. Desesperado por no saber como resolver el misterio y por lo sucedido en esa casa, me senté en el suelo apoyado en una pared de la habitación, pensando qué podía hacer para resolverlo y que los policías no me detectasen.

Transcurrieron unos minutos en los que yo, inmóvil, seguía pensando, y no se oía venir a los refuerzos de los policías. Hasta que, de repente, en el piso de abajo, se empezó a escuchar una preciosa melodía tocada en piano. Pero cuando yo inspeccioné minuciosamente ese piso no ví ningún piano. Me asomé por el hueco de las escaleras, y veía el cuerpo inerte de la señora Adela, pero el policía que la custodiaba ya no estaba, además, ví pasar corriendo hacia el sonido del piano a los otros dos policías que esperaban en la puerta de la casa a sus refuerzos. Los dos policías llevaban su arma desenfundada.

¿Qué podía hacer yo? ¿Bajar a investigar para ver si podía resolver el caso junto con los policías y decirles que entré en en la casa en ese mismo instante por curiosidad? ¿Aprovechar que no había nadie vigilando e irme de la casa sin hacer ruido? ¿Seguir inspeccionando la casa, lejos de los policías, en busca de algo que se me escapase a simple vista para resolver lo que estaba sucediendo en esa maldita casa?

Mientras la melodía del piano se seguía escuchando, decidí inspeccionar minuciosamente, yo sólo, el segundo piso, tal y como hice con el primero, pero ¿serviría de algo? El primero lo inspeccioné de manera perfecta y no ví ningún piano, ni siquiera a la anciana. ¿Se me escaparía algo del segundo piso?

De repente escuché varios disparos de pistola que procedían del piso de abajo. El sonido de piano se dejó de escuchar. Los policías habían encontrado algo. Me volví a asomar al hueco de la escalera. Ví correr angustiado de miedo a un policía evitando pisar el cuerpo de la señora Adela que ahí seguía. ¿Qué pasó? ¿Mi vida corría peligro en esa casa? ¿Dónde estaban los otros dos policías? ¿Que tenía que hacer yo en esa situación?

Estaba claro que toda la casa tenía algo que esconder, cada rincón de esa casa era un misterio. Me armé de valor y de forma sigilosa y sin utilizar la linterna, únicamente viendo con la luz de las farolas de la calle que entraba a través de las ventanas, bajé al primer piso a ver qué había pasado.

La puerta de la calle estaba abierta porque así la debió dejar el policía que huyó. Me fijé en el cuerpo inerte de la señora Adela. Su rostro reflejaba terror, pero no ví ninguna señal de violencia. ¿De qué murió? Seguí avanzando hacia donde me pareció escuchar el piano y ahí estaban los dos cuerpos inertes de los policías. Misma expresión que el cuerpo de la señora Adela, y sin ninguna evidencia de violencia. ¿De qué podían haber muerto? ¿Por qué yo no tenía la misma suerte que ellos? ¿Qué pasó para que el tercer policía pudiese escapar?

Volvíó a sonar la melodía del piano. Sonaba justo a mi lado. Iluminé la zona con mi linterna y no veía nada. ¿Qué estaba ocurriendo? ¿Qué vieron los policias? La situación era angustiosa. De repente, todas las ventanas que dejaban entrar la luz de las farolas de la calle se cerraron sin hacer ningún ruido. Iluminaba las ventanas y no veía a nadie que las estuviese cerrando. La puerta de la calle también se cerró y tampoco había nadie. El piano dejó de sonar. Y por incomprensible que parezca, mi linterna dejó de funcionar. Saqué el bate de mi mochila otra vez, aun sabiendo que la anterior vez que lo utilicé no sirvió de nada, aun sabiendo que las pistolas de los policías de nada sirvieron, pero quería sentirme más seguro, era como un placebo.

La misma luz de velas que portaba la anciana volvió a hacer acto de presencia, pero esta vez bajando por las escaleras. Yo me quedé inmovil a la espera de lo que pudiera acontecer.

La anciana, levitando, se acercó a mí. Me atravesó el cuerpo y siguió su camino como si nada se hubiese interpuesto. Atravesó una pared y allí sólo me quedé. Sin ver nada, con el bate en mano. La pared que atravesó no daba a la calle, tampoco daba a una estancia que hubiese inspeccionado, y había inspeccionadominuciosamente todo el piso. No me lo pensé e inconsciéntemente con el bate fui a romper la pared. Algo se debía esconder tras aquel tabique. Bajo mi sorpresa la pared empezaba a ceder y se veía la luz de las velas de la anciana.

Seguí haciendo hueco en la pared hasta que pudiese caber mi cuerpo. Entré en la estancia y...

sábado, 7 de noviembre de 2009

...SuperCote

Ha llegado el día de presentaros a SuperCote. Se trata de un personaje real de la vida real que vuela de forma real y salva vidas reales, pero no se habla con la realeza por un caso que obviaremos.

SuperCote siempra va volando en busca de almas en peligro. En el momento que ve a una persona o político en una situación de riesgo, SuperCote baja de los aires y le rescata.

Entre sus superpoderes se encuentra el poder de volar, poder de dejarse crecer pelo por la cara, poder mear de pie y poder convertirse en Cote cuando escribe un blog. Se rumorea que Cote es una evolución mejorada de SuperCote y que sólo SuperCote puede hacer, pero sólo durante breves instantes de tiempo. Una vez acabada la entrada de su blog, el superpoder utilizado para convertirse en Cote se agota y vuelve a su estado normal, SuperCote.

Si algún día estáis en peligro no dudéis en llamarle, que él sí que os hará caso, os tratará de forma educada, os ayudará y no cambiará de teléfono sin avisar a nadie, no como el Ministerio de Vivienda, sección de Renta Básica para la Emancipación.

Aquí vemos a SuperCote volando por las alturas captado de forma perfecta en un dibujo realizado por Bagarator en el año 2006.

viernes, 30 de octubre de 2009

...dedicado a Ana

Gigi D'Agostino creó una canción maravillosa llamada L' amour toujours (I´ll fly with you). Años después Sagi Rei la versionó en acústico. Nuestra canción.

Os dejo la versión en acústico de Sagi y la versión original de Gigi. La primera versión que conocí también de Gigi, allá para finales del siglo XX no la he encontrado en esta paginita llamada Grooveshark. Gracias a esta canción conocí a un prolífico artista italiano que a día de hoy aun sigue sorprendiéndome.








Dedicado a Ana.

jueves, 29 de octubre de 2009

...érase que se era

Érase que se era, en un país multicolor, una comunidad de decenas de trabajadores en una empresa. Nuestro protagonista, al que llamaremos Cote, estaba féliz con la amabilidad de sus compañeros. Había una puerta de apertura manual a través de la cual tenían que pasar todos para entrar o salir. Si coincidía que llegaban dos personas a la vez a la puerta, para entrar o para salir, la que primero abría aguantaba la puerta abierta o incluso le cedía el paso a la segunda, y ésta, muy agradecida le miraba con gratitud y le decía muy amablemente "gracias". Y así hacía nuestro protagonista, y así le hacían sus compañeros. Aunque fuesen desconocidos, trabajaban todos para la misma empresa y había que crear un buen ambiente. Parecía todo maravilloso y genial pero...

Lo que parecía una comunidad perfecta no lo era. Había una segunda protagonista, a la que llamaremos Puta Vieja Borde Antipática Grosera Maleducada Creída Inútil Estúpida Engreída Desagradecida, que no era del todo amable con los compañeros que no conocía.

Nuestro protagonista Cote coincidió una vez con ella en la puerta, y éste le abrió la puerta, se la aguantó, y esperó un gesto de gratitud o una mirada amable, pero nunca llegó. Pensó que por un día no pasaba nada, así que no se preocupó.

Al día siguiente volvió a coincidir, y sin reparos volvió a aguantarle la puerta, y esta mujer pasó sin hacerle ningún gesto de gratitud. Cote empezaba a sospechar que esa persona no era del todo agradecida.

Pero la amabilidad de nuestro protagonista no tiene fín, y día tras día le aguantaba la puerta para que ella pasase, sin obtener a cambio ninguna sonrisa ni gesto amable. Él seguía aguantando la puerta porque así lo hacían todos, y todos sonreían, agradecían o miraban en gesto de compenetración. Pero ella no.

Un día nuestro protagonista pensó que abriendo él primero la puerta y además cediéndole el paso, ella vería que realmente Cote estaba haciendo un gesto de educación por ella, un gesto de agradecer, pero ella pasó triunfal, con aires de superioridad, con cara de mala gana, con mirada al frente y con el ceño fruncido, pero sin ningún gesto de gratitud. Cote ya se mosqueaba de lo ligeramente borde que le parecía la señora.

Así que decidió que seguiría aguantando la puerta pero ya no le cedería el paso, y le daría igual que no le agradeciese el acto, porque el resto de compañeros sí que lo agradecían, y compensaba enórmemente el mal trago que pasaba al coincidir con la señora en la puerta. Pero...

Un día la Puta Vieja Borde Antipática Grosera Maleducada Creída Inútil Estúpida Engreída Desagradecida, abrió primero ella la puerta y no la aguantó para que pasase, le dió a Cote con la puerta en las narices.

Esto enervó enórmemente el sentimiento de amabilidad de Cote y le hizo escribir esta entrada en señal de repulsión de actitudes como la que tomaba la señora.

Puta Vieja Borde Antipática Grosera Maleducada Creída Inútil Estúpida Engreída Desagradecida si estás leyendo esta entrada date por aludida (aunque no creo que lea mucho este blog).

Ahí pasa a mi lado, con sus gafas de sol todo el día en la cabeza estando en la oficina, con sus collares de cinco millones de perlas, con su paquete de tabaco porque se ha ido a fumar a la calle, con su aire triunfal, pisando fuerte, haciendo apartarse a la gente a su paso, al son de trompetas y pétalos de rosa cayendo a sus pies tirados por niños puros de sangre. Hablando con sus discípulos como si estuviese perdonándoles la vida.

Puta Vieja Borde Antipática Grosera Maleducada Creída Inútil Estúpida Engreída Desagradecida.

martes, 27 de octubre de 2009

...pipas

Hace tiempo que quería hablar de la pipa, el fruto seco. La pipa es algo que está muy extendido y aceptado socialmente. Puedes comer pipas mientras andas por la calle y no pasa nada, sin embargo comer lubinas al horno mientras andas por la calle la gente lo ve mal, muy mal.

Puedes ir tirando tranquilamente las cáscaras de las pipas al suelo, incluso pararte delante de un policia, y mientras le miras fíjamente, ir tirando las cáscaras. Es posible que te ponga una multa por ensuciar la calle, pero las multas también están bien vistas por la sociedad, y si no, explicarme por qué tanta gente tiene multas de tráfico o urbanísticas o de cualquier otra índole. Si es que realmente, y según un estudio de la Universidad de Cote, situada en Honolulu, provincia de Jaén, más del 100% de la gente tiene una multa por algún motivo. Así que, si todavía no tienes la tuya, tira cáscaras de pipas al suelo asegurándote que te vea un policía o cinco.

Ir al cine al aire libre está muy bien. Pero a veces, te confunden algunas cosas del ambiente que te hacen pensar que la película es de una manera cuando no lo es. Me explico. Una película con su acostumbrado momento de silencio con una ligera melodía de violín, que crea un ambiente de tranquilidad, paz y sosiego, o al menos eso intenta. Pero tú no te involucras en ese ambiente, porque escuchas otras cosas que te hacen ponerte nervioso, intranquilo. Esas cosas son las malditas pipas. Todo el mundo con sus pipas comiéndolas y haciendo ruido al abrirlas. A veces he pensado que la banda sonora de alguna película está interpretada con pipas en vez de con piano. Tras la finalización de la película y el encendido de las luces, la estampa pipeña es maravillosa. Un bonito prado de cáscaras de pipas. Si en ese momento hubiese policías, pondrían un mol de multas. Ante lo cual, todo el mundo aplaudiría y se regocijaría, siendo conscientes de que serían muy bien vistos por la sociedad tras obtener su ansiada multa.

A diferencia de lo que piensa la gente, las pipas fueron diseñadas e inventadas por un físico austrohúngaro llamado Kete Follen en el siglo XIX. Kete quería encontrar algo que le mantuviese entretenido mientras intentaba dejar de fumar. Tras miles de intentos, descubrió que si juntas unas pequeñas partículas de girasoluro de tierra con óxido de hidrógeno (I), nacen unas plantas que dan el fruto de la pipa y vió que, satisfactoriamente le ayudaba a dejar de fumar. Tras ello se industrializó y ahora todo se hace con máquinas. Hoy en día, las pipas es el principal competidor del tabaco.

Por una mundo con más pipas y con menos tabaco. ¡Pero que sean pipas sin cáscara!

martes, 20 de octubre de 2009

...el porno que nos parió

Sí amigos mios. Todos hemos sido parido a través de una escena de porno. Os explico la historia de todos vosotros.

Vuestros padres un día se lo estaban pasando bien:

Muy bien.

Pero que muy bien.

Tan bien, tan bien, tan bien...

Pero tan bien, tan bien, tan bien...

Que al final, naciste tú. Y si no te lo crees puedes preguntárselo. De ahí que hayamos sido paridos gracias al porno. Y si crees que tus padres no pudieron realizar ningún acto pornesco, estás muy equivocado. Las demás técnicas de embarazo (léase fecundación in vitro, inseminación artificial...) también empiezan por una escena de porno:


Viva el porno que nos parió.

martes, 13 de octubre de 2009

...mi vecino del pueblo (III)

Disculpad por no haber terminado de contar esta historia todavía, pero es que recordarlo me produce un estado de nerviosismo crítico. Recordaréis esta historia en la primera y segunda parte de esta entrada. Por favor, antes de seguir leyendo lo siguiente, recordar las dos primeras entradas.

Tras iluminar con la linterna hacia aquel rincón de la habitación en el que algo se movió, ví a una persona de pie mirándome y andando hacia mí a un ritmo muy rápido. No era ninguno de los ancianos que anteriormente habíamos visto. No me lo pensé, y salí corriendo de la habitación en la que me había escondido de aquella luz de las velas, que subía por las escaleras hacia el segundo piso en el que me encontraba. Bajar no podía porque también huía de lo que estaba subiendo. Así que sin mirar en el resto de habitaciones, huía de lo que subía y de aquella siniestra persona de la habitación, y subí hacia el tercer y último piso.

Por el hueco de las escaleras me fije en las dos personas que me perseguían. El más cercano a mí era la que me encontré en la habitación. Era una chica con un camisón, gritaba poseída, con el pelo muy largo, rubia, con la piel muy pálida, con unas ojeras impresionantes, y sus ojos eran rojos. La segunda persona era la que subía por las escaleras del primero al segundo piso con las velas. Era la anciana que nos amenazó en nuestra propia casa. No había hecho ruido al subir porque...levitaba. Y no me perseguía. Tenía los ojos cerrados, se dirigió hacía una habitación del segundo piso, y se metió sin abrir la puerta...la atravesó. El primer piso lo había recorrido centímetro a centímetro y no ví a nadie. ¿De dónde salió?

Pero no podía pensar en la anciana. Huía de aquella loca maniaca de la habitación. Estaba ya en el tercer piso. Tenía dos habitaciones con la puerta cerrada y una ventana de ojo de buey a través de la cual no podía escapar. Estaba atrapado, así que saqué el bate que llevaba en la mochila. La chica llegó al tercer piso y sin mediar palabra ni disminuir su ritmo, se avalanzó sobre mí, y la bateé. Pero el bate la atravesó sin hacer ningún impacto, como si no le hubiese dado a nada. Era otro espectro. El tercero de la casa.

Me cogió por el cuello y me intentó estrangular. Yo no podía hacer nada. Estaba quedándome sin aire. Era mi fin. Pero alguién tocó al timbre de la puerta, y la chica desapareció. Aquella persona que tocó el timbre actuaba en nombre de la policia, ya que así lo gritaba. Y parecía haber tres o cuatro policías más con él.

  • ¿Ahí alguien en esta casa? Han llamado a la policía indicando que alguién ha allanado esta morada deshabitada. Salga con las manos en la cabeza o nos veremos obligados a entrar con violencia.

La única persona que debió enterarse de que entraba en esta casa era la señora Adela, que por la noche siempre se mantiene despierta. Debió verme entrar desde su ventana.

¿Qué podía hacer yo? ¿Entregarme o dejarles entrar y que viesen el panorama, y ya de paso dejarles tener una experiencia paranormal como la estaba teniendo yo? Quizá de esta manera tuviese alguna forma de defenderme ante la justicia. Decidí esto último. No dí señales de vida y dejé que entrasen a por mí.

Así hicieron. Entraron violéntamente 3 policías. Desde el hueco de la escalera podía verles con linternas y pistolas en mano. Esperaba que antes que me encontrasen tuviesen alguna experiencia con aquellos espectros. Mientras tanto, yo estaba con la linterna apagada, en el tercer piso, intentando asimilar lo que me estaba pasando en esta casa y aguardando lo que me deparase el futuro. Yo quería averigüar el misterio de esa casa a toda costa, aun poniendo en gran riesgo mi vida. Tras tantas experiencias...aun seguía vivo, ¿por qué no iba a seguir así tras esa noche?

Los 3 policías subieron juntos al segundo piso tras observar que en el primero no había nadie. Pistola y linterna en mano abrían las puertas de las habitaciones violéntamente inspeccionándolas minuciosamente. No encontraban nada. Ni siquiera a la anciana ni a la chica. Así que se dispusieron a subir al tercer piso.

Volvía a tenerlo todo perdido. Si me encontraban me esperaba la carcel. Escuché sus pasos subiendo los escalones que daban al tercer piso, pero de repente un grito escandaloso en el primer piso les hizo bajar rápidamente. Me asomé por el hueco de la escalera y había un cuerpo posado en el suelo con claros síntomas de haber sido estrangulado. Se trataba de la señora Adela. En su afán de cotillear todo lo que sucede en toda esquina del pueblo, se adentró en la casa para ver qué pasaba. Con toda probabilidad, la chica con camisón, sí, aquella espectro que intentó estrangularme a mí, finalmente consiguió su objetivo de estrangular a una persona.

Los policías no vieron a nadie, así que llamaron a más refuerzos y a una ambulancia. Algo estaba pasando en la casa y esa noche debía esclarecerse todo.

¿Por qué ese afán de matar de aquella chica? ¿Qué se escondía tras aquella habitación en la que entró la anciana? ¿Qué harían los policías con más refuerzos? ¿Qué iba a hacer yo? ¿La siguiente víctima sería yo? ¿Quién me encontraría antes, la chica, los ancianos o los policías?

No podía responder a todas esas preguntas, lo que sí sabía, era que mientras los policías esperaban los refuerzos, yo quería averigüar lo que pasaba en esa maldita casa. Lo único que se me ocurrió para resolver el misterio era bajar al segundo piso y entrar en la habitación en la que entró la anciana.

Así que me armé de valor y sin hacer ningún ruido bajé al segundo piso. Me asomé por el hueco de la escalera y ahí seguía el cuerpo de la señora Adela, inerte y custodiada por un policía. Estaba delante de la puerta cerrada de la habitación en la que, la anciana levitando y atravesando la puerta sin abrirla entró. No paraba de recordar esa imágen.

Abrí la puerta intentando no hacer ruido para que no se enterasen los policías. Encendí la linterna para ver lo que había en esa habitación y...

viernes, 9 de octubre de 2009

...entrada 100

Mi más sincera enhorabuena a mí por el hecho de realizar la friolera de 100 entradas. No todos los blogs tienen 100 entradas, y menos los que tienen menos de 100. Por ello hoy estoy de celebración, aunque más que yo, mi blog, míralo como se divierte, míralo. Ahí saltando y bailando el jodío.

Quiero dedicar esta entrada 100 a todos aquellos que me leen y que me comentan. Que sé que no son muchos, pero no por ello son menos valiosos. Así que pongámonos a bailar todos juntos alrededor del blog que tiene una fiesta que no para.

¿Y qué mejor manera para celebrar la entrada 100 que hablar de taxistas?

*Texto dramatizado.

Soy taxista, y en mi trabajo me dedico a llevar a gente de aquí a allí con mi coche. Llevo muchos años y en cada uno de ellos he aprendido algo de mi profesión. A fecha de hoy en mi tarifa tengo incluido lo siguiente:

  • Cobrar 3 euros mínimo porque me da la gana.
  • Hechar gritos por doquier a cualquier coche que haga un mínimo gesto de adelantamiento. A cualquier policía que realice labores similares a los semáforos, a saber, si está verde deja pasar, si está rojo no deja pasar. A cualquier persona de entidad pública que haya salido en cualquier conversación que por supuesto deberá comenzar el cliente.
  • Mirar por el retrovisor interno a los escotes de las chicas, y si llevan minifaldas, a sus piernas. Y por supuesto tengo sueños lascivos con ellas.
  • Ir más rápido cuando puedo, poniendo en peligro a los pasajeros, para que así, al influir la velocidad en el taxímetro, pueda cobrar más y tomarme una caña más en el bar Pepe.
  • Dar más vuelta de lo establecido para ir desde el orígen hasta el destino, para que así, al influir el kilometraje en el taxímetro, pueda cobrar más y tomarme una de gambas en el bar Luis.
  • Arrancar más tarde en los semáforos, para que así, al influir el tiempo en el taxímetro, pueda cobrar más y llevarle caprichos inútiles e innecesarios a mi familia, y si sobra algo, tomarme un vino en el bar Alfredo.
  • Timar al cliente turista, ya que, aunque en el taxímetro aparezca 11.57 euros a cobrar, le digo que son 15 por mi sonrisa bonita. Que bonita un rato es la jodía.
  • Dejar sentarse a la gente en mis asientos de cuero. Eso es muestra de mi generosidad, ya que tranquilamente podría indicarles, amablemente eso sí, que se sentasen en el maletero.
  • Y gritar más. Mucho más que cualquier otro taxista. En el premio internacional de gritos de taxistas me llevé el segundo premio, así que ha de quedar demostrado.
  • Cuando el viaje ha acabado, meter prisa al cliente para que salga y me pague. Sin importarme las normas de civilización y educación no escritas.

miércoles, 7 de octubre de 2009

...maneras de empezar la mañana

No hay mejor manera de empezar la mañana que despertarse. De hecho es la única. Pero si además te otorgan un galardón reconociendo tu labor blogueril, mejor. Y así es como ha comenzado mi día. Siendo consciente de que había sido condecorado con el galardón "Vale la pena echar un ojo a este blog" otorgado por S. Y es que se agradece de forma sobrehumana este reconocimiento, dado que reciéntemente venía de fracasar en el concurso de blogs 20 minutos. Ahora que este blog ya posee un premio, se ha abierto a la derecha el salón de premios, que actualmente sólamente tiene uno, pero que estoy seguro que irá teniendo más. (Seguridad no segura).

Otra forma de empezar la mañana es cayéndote de la cama y despertándote del dolor que produce. Con esto no quiero decir que me haya caído, pero... sí, alguna vez me he caido de la cama, y es gracioso. De hecho lo recomiendo siempre y cuando no duermas en la cama superior de una litera, ya que puede producir un dolor no muy gracioso.

martes, 6 de octubre de 2009

...la posibilidad de que un alimento contenga trazas de cacahuete, leche, soja, glutamato sódico, cactus, abrillantador, pelos de coco y cartón

Pensad en un alimento, el que sea, agua, lechuga, donuts, garbanzos o incluso almendras. Todos los alimentos envasados, y digo todos, tienen un algo en común. Tienen un altísimo porcentaje de posibilidades de contener trazas de algo.

Pero vamos a ver, ¿es que uno no puede comprarse una barrita de chocolate sin que contenga trazas de abrillantador? ¿Cuál es mi sorpresa al comprarme una y ver sus ingredientes y ver que podía contener eso? ¿Pero en qué mundo vivimos?

Pues me decidí a investigar. Y resulta que hice un estudio (typical Cote´s research), y de los miles de millones de centenas de trillón de alimentos que observé, todos ellos contenían trazas de algo. Que si trazas de cacahuete, que si glutamato sódico, que si huevo, que si no se qué, que si no se cuantas. Pero si yo sólo quiero almendras ¿por qué he de comer coco? Que te dan más cosas por el mismo precio...eso está bien, pero no creo que si ponen abrillantador en una barrita de chocolate, al consumidor termine de agradarle. Ya se comprará un abrillantador él por su cuenta y lo untará con la barrita si le apetece. Que no digo que no haya nadie con esos exquisitos gustos, pero que no a todos los que compramos humíldemente una barrita de chocolate, nos agrada encontrarnos con una boca y estómago más brillantes, que uno ya tiene una boquita de pitiminí.

Así que hago un llamamiento a todas las autoridades sanitarias que me leen, que sé que son muchas, para que satisfagan mis peticiones, y hagan que todos los productores de género alimenticio envasen única y exclusivamente en el envase lo que corresponda. Las almendras en el envase de las almendras. Los cacahuetes en el envase de los cacahuetes. El abrillantador en el envase del abrillantador, y así con todos y cada uno de los alimentos.

lunes, 5 de octubre de 2009

...cuando en un sueño tienes un orgasmo, en ese momento, en la realidad, tienes un orgasmo

Recientes estudios realizados a cientos de miles de personas por la Universidad de Moi (para el que no sepa francés "Yo". Suce moi la bite *), aseguran que, si tienes un sueño en el que tú tienes un orgasmo, en la realidad lo estás teniendo.

En el caso de ser fémina no existe ningún problema, puesto que se tiene un orgasmo y seguirás placentéramente durmiendo. Pero en el caso de ser un hombre... tu pijama dará fé de que, realmente has tenido un orgasmo. Dependerá en gran medida de la rapidez con la que te despiertes para que, el elemento extraído de forma natural se encuentre más o menos pegado entre tu pijama y tú. Si eres raudo y veloz, podrás levantarte y lavarte el elemento en cuestión sin sentir molestia alguna. Pero pobre de tí si te das cuenta al cabo de las horas. Encontrarás algo que se encuentra entre el pijama y tú, que os mantiene unidos, y que si intentas quitarte el pijama, deberás hacerlo a tirones notando un dolor ligeramente intenso, como si te tirasen de la piel de tu zona más íntima. Tras cagarte en todo, sentir el dolor y lavarte, intentarás recordar qué sueño ha provocado este desastre, y tras ello, una sonrisa aparecerá en tu boca.

No tiene porqué tratarse de poluciones nocturnas. Estos sueños húmedos de los que hablo pueden surgir teniendo o no teniendo almacenados una gran cantidad de soldaditos. Y siempre vienen acompañados de sueños eróticos... o un poco más subidos de tono.

Más te vale que tengas pocos soldaditos dispuestos a salir en busca de su presa, porque como tengas muchos, y además tardes en darte cuenta, el dolor y la sensación serán recordados... etérnamente.

Si eres un hombre que vive sólo y que gestionas únicamente tú las labores de casa, como poner la lavadora, no tendrás problemas mayores. Pero si eres un adolescente con las hormonas alteradas y es tu madre quien tiene que poner la lavadora...asegurate de que no se dé cuenta de que tu pijama está ligeramente sucio y con un olor característico, que muy probablemente sepa de qué se trata. Seguramente no pase nada, pero si tu madre te quiere buscar las cosquillas, pasarás una ligera vergüenza, y tu madre sonriendo.

  • Hijito, estoy poniendo la lavadora para ver si hay que lavar algo a mano y he visto esto ¿qué has hecho con el pijama?
  • Ummmmm, ¿por qué lo dices?
  • ¿Esta mancha tan grande de qué es?
  • Ummmm, eeeeehhh, ummmm, yogur.
  • Pero si anoche no tenías esta mancha cuando te lo terminaste.
  • Estooooo, es queeeee...me he levantado a media noche con hambre y...se me ha caido.
  • Ya claro, y....este olor, ¿de qué sabor era el yogur?
  • Ehhhhh, ummmmm, estooooooo, natural, muy natural.
  • Ya. Bueno no pasa nada, ya lo lavaré, si es yogur se irá sin restregar. Por cierto, con este tipo de yogur ten mucho cuidado cuando te lo comas cerca de alguna chica, no se te caiga encima de ella. Ten mucha precaución.
  • Ehhhhh, ay va! el bus del cole! adios!
*Mensaje subliminal

jueves, 1 de octubre de 2009

...aquellas mierda entradas que se escribieron pero que nunca llegaron a publicarse (5)

Vuelve la sección de menos éxito de este blog. Aquellas mierda entradas que se escribieron pero que nunca llegaron a escribirse es, posiblemente, la peor sección de un blog jamás catalogada y valorada. Pero vuelve, y con una quinta parte. Nunca quintas partes fueron buenas, y si no, recordar Saw 5 o Mary Poppins 5. Pero aquí vuelve esta sección, debido a que el autor necesita dinero, vuelve a sacar a la luz una nueva entrada, y seguramente se note la calidad de la entrada, dado que, ha sido una entrada que sólo buscaba el beneficio económico, y en ningún momento satisfacer a sus lectores.

Aquellas mierda entradas que se escribieron pero que nunca llegaron a escribirse (5)

Entrada que data del 12 de diciembre del 2008.

Casuística semanal

Caso 1: 7 días, (Lunes, Martes, Miércoles, Jueves, Viernes, Sábado, Domingo).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 2: 7 días, (Todos los días Lunes).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 3: 7 días, (Todos los días Martes).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 4: 7 días, (Todos los días Miércoles).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 5: 7 días, (Todos los días Jueves).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 6: 7 días, (Todos los días Viernes).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 7: 7 días, (Todos los días Sábado).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 8: 7 días, (Todos los días Domingo).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 9: 7 días, (Martes, Miércoles, Jueves, Viernes, Sábado, Domingo, Martes).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 10: 7 días, (Miércoles, Jueves, Viernes, Sábado, Domingo, Lunes, Miércoles).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 11: 7 días, (Jueves, Viernes, Sábado, Domingo, Lunes, Martes, Jueves).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 12: 7 días, (Viernes, Sábado, Domingo, Lunes, Martes, Miércoles, Viernes).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 13: 7 días, (Sábado, Domingo, Lunes, Martes, Miércoles, Jueves, Sábado).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 14: 7 días, (Domingo, Lunes, Martes, Miércoles, Jueves, Viernes, Domingo).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 15: 7 días, (Lunes, Martes, Miércoles, Jueves, Viernes, Sábado, Lunes).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 16: 7 días, (Días alterados a tu gusto).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 17: 7 días, (Días aleatorios).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Caso 18: 7 días, (Siempre fiesta).

-Tarde o temprano tendrías que trabajar. Una puta mierda.

Esta es la posible casuística semanal. No hay más. Deja de quejarte de tanto trabajo, no hay otra posibilidad.

martes, 29 de septiembre de 2009

...los hombres con corbata y zapatos también ríen

Allí estábamos. En aquella sala de reuniones. En Barcelona. El director comercial, el jefe nacional de finanzas, el vicepresidente tesorero de la compañía que vino desde Alemania para la ocasión y yo, un prometedor trabajador con un futuro increíble. Pero como bien se dice de los hombres, prometen hasta que la meten. Y yo prometía...prometía hasta que la metí...la pata me refiero...pero bien metida. Así que no me dejaron prometer más.

En la reunión todavía prometía. Era una reunión solemne. Muy bien quedar, muy falso todo, en definitiva, lo normal para lo que se cocía allí. Había que hablar sobre nuestra política económica ante el mercado emergente de nuestro nuevo producto. De esa reunión dependía en gran parte la quiebra o el beneficio absoluto de nuestra empresa. A mí me convocaron porque tenía un gran futuro por delante y tenía que empezar a moverme en esos ámbitos.

En las reuniones yo soy serio, educado, emprendedor, trabajador, conversativo. Pero en la vida fuera de mi empresa soy un poco menos solemne. Sonrío siempre, me río de la vida para que ella no se ría de mí, soy optimista, agradable, extrovertido, y me encanta sacarle una sonrisa a mi gente más cercana.

Llevábamos 5 horas de reunión en el tercer día. Estábamos cansados y todavía no habíamos sacado ninguna conclusión. Me molestaba la tremenda mente cerrada del vicepresidente tesorero. Me molestaba la impasibilidad más absoluta del director comercial. Pero lo que más me molestaba, de entre todas esas mentalidades arcaicas, era la intransigencia del jefe de finanzas. Todos tenían sus ideas muy claras, pero de ahí no se movían. Mi paciencia ante tales posturas retrógradas y cerradas se estaba acabando. Al igual que la de todos. Se notaba nerviosismo. De ese día no pasaba sin tener una conclusión que agradase a todos.

Así que se me ocurrió que nos fuésemos a airear un poco al bar más cercano. Sorprendéntemente todos aceptaron. La mejor idea fue invitar a todos a una ronda de pintas de cerveza. Alguno aceptó a regañadientes, pero finalmente, con la cerveza ya sobre la mesa, empezaron a bebérsela. El vicepresidente tesorero, que era alemán, se empezó a animar e invitó a otra ronda. Lógicamente, tras esas dos rondas, el resto de convidados también invitaron a sus respectivas rondas.

Cuatro pintas rondaban por nuestra sangre. Y el alemán empezaba a brindar con la mano bien alta, y ante tal actitud, todos chocábamos nuestras pintas con la suya... Mi jarra de cristal se rompió desparramando toda la cerveza sobre todos los convidados. El vicepresidente tesorero, con su seriedad ya cuestionable viendo su estado de embriaguez, reaccionó en cuestión de segundos y tiró todo el contenido de su jarra hacia arriba, cayendo todo sobre nosotros. Cuatro pintas sin nada más en el cuerpo de personas no acostumbradas a beber tamaña cantidad de alcohol tiene efectos secundarios. El resto de convidados tiraron sus cervezas al alemán.

Lejos de enfadarse, todos reían. Las diferencias entre ellos y yo se hacían evidentes. Yo tiré la cerveza sin querer, ellos queriendo. Ellos se reían como posesos, yo me reía educadamente. Había que ver a esas personas de cerca de 60 años en tal estado de embriaguez, capaces de tirarse la cerveza a trajes de más de mil euros y seguir riendo. Yo, siendo consciente de todo, quise aprovechar la situación para llegar a un acuerdo que debía haber llegado el primer día de reuniones.

Nos sentamos en otra mesa y empecé a hablar. Sorprendéntemente todos hacían caso a lo que decía sobre la política económica que debía seguir la empresa. Escribí todo en un documento de texto en mi portátil mientras todos se tomaban una quinta pinta. Fuí a imprimirlo a un tienda de reprografía para que fuese firmado por todos los allí presentes. Cuando volví se estaban tomando una sexta pinta.

De sus trajes emanaba un olor a alcohol impresionante. De sus caras desencajadas salían unas carcajadas sorprendentes. Les hice firmar, aguanté con ellos hasta que se hizo de noche y me fuí.

Al día siguiente fui a la sala de reuniones con la idea de que, habiendo firmado unas pautas a seguir en nuestra nueva política económica, nos despediríamos todos de todos para irnos cada uno a su casa.

Allí no había nadie. Llamaba por teléfono pero lo tenían todos apagado. Esperé. No aparecieron. Llamé a mis superiores en la central de Madrid y les comenté que ya habíamos cerrado un acuerdo, así que me dijeron que mañana fuese allí para exponerlo.

Fuí. Lo expuse. A todos les pareció correcto siempre que todos los asistentes a la reunión les pareciese idóneo. A nadie le comenté cómo llegamos a ese acuerdo. Pero lo llevamos a cabo.

A los pocos días me llamaron para ir al despacho de mi jefe. Nunca había ido. Siempre venía él a mí para hablar de todas las cosas. Me despidió.

Las razones: los tres asistentes a aquella reunión se pusieron de acuerdo en que, ese documento con las pautas a seguir en nuestra política económica nunca se había discutido, que les obligué a que lo firmasen habiéndoles metido droga en sus cafés que había pedido yo en el bar.

Solicité que se pusiesen en contacto con el camarero de aquel bar. Pero sólo hizo que fortalecer esa mentira. Evidentemente los tres asistentes a esa reunión debieron convencer al camarero, diría que con dinero, para que confirmase su coartada. Y así fue.

Me despidieron. Y no pude hacer nada.

Hoy trabajo en una empresa de la competencia. Somos una gran entidad, segunda en el sector. Con una política que yo propuse. La primera empresa del sector...mi antigua empresa. Es obvio que, aunque me despidiesen, han utilizado aquel documento con las pautas que yo propuse. No les tengo ningún rencor ni odio. Me siento remunerado porque... nunca olvidaré aquel día en el que, personas importantes con un puesto de trabajo muy bien remunerado y con una gran responsabilidad a sus espaldas, rondando los 60 años, con sus mujeres y sus hijos, personas respetadas en su casa, en su trabajo y en su ciudad, se tirasen cervezas en sus trajes, se emborrachasen tirándose por los suelos, vomitasen en la calle de atrás, y se les cayese cerveza por sus bocas abiertas mientras ellos reían. Eran felices. Conseguí sacarle sonrisas incluso a esas personas.

Soy feliz.

lunes, 21 de septiembre de 2009

...congestión

¿A dónde van las horas que no se duermen? ¿A dónde van los sueños que no se tienen durante esas horas perdidas? Estoy seguro de que van a un lugar mejor que yo no puedo pagar. Y allí se quedarán. En ese lugar donde moran todos los sueños y su respectivo tiempo invertido en ellos, de cada una de las personas que no han podido dormir alguna vez en su vida.

¿Qué sueños serán? ¿Cómo serán? ¿Me he perdido el mejor sueño de mi vida? ¿Me he perdido una pesadilla? Nunca lo sabré, porque nunca podré acceder al lugar de los sueños perdidos.

Dicen que una persona es feliz si hace realidad su sueño. Yo, hoy sería feliz si soñase con la realidad. Porque sin haber podido dormir, no estoy en la realidad, es todo una ficción. Un pequeño cambio durante tus horas de sueño, causa casi siempre enormes cambios en el comportamiento. Ni que decir tiene, el gran cambio de comportamiento que se tiene cuando es grande el cambio de tus horas de sueño. Dicen que deberías dormir 7-8 horas, dependiendo de la persona, para poder ser tú mismo al día siguiente, para poder controlar tu mente. Si durante varios días no duermes ni la mitad de esas horas necesarias...tu mente te controla, la hiperactividad que ella produce para poder compensar tu sueño es algo ingrato.

Sólo sueño con dormir. No me importa que al dormir no sueñe. Prefiero dormir soñando que soñar con dormir.

Duérmete....duérmete...duérmete (esta frase es para mi autoayuda).

No quiero café. No quiero té. Sólo quiero que esta puta congestión nasal me permita respirar esta noche.

P.D.De 4 a 6 de la mañana no echan grandes cosas por la tele. ¿Qué podía esperar si en horario de máxima audiencia tampoco echan grandes cosas? Como podéis observar esta entrada ha sido escrita bajo la influencia de no haber dormido varios días. Así que...no es gran cosa. Pero...¿Qué podíais esperar si en plenas facultades mentales tampoco escribo grandes cosas? Dormir mientras podaís.

viernes, 18 de septiembre de 2009

...resultados

Cuando participas en algún evento eres consciente de que puedes ganar y perder. Tienes conocimiento de que las posibilidades de ganar son treméndamente inferiores a las posibilidades de perder.

Pese a ello, te gusta participar. Te gusta competir. Te gusta sentir que formas parte de una sociedad, más abierta o más cerrada, pero eres miembro de ese más o menos selecto grupo. Eres uno de ellos, únicamente con el hecho de participar junto a ellos. Te sientes integrante de un grupo que sólo busca una cosa: participar...¿o ganar?

Reciéntemente he participado en un concurso a nivel nacional de blogs. Y mi único objetivo era no quedar último. Me llena de extraordinarias sensaciones haceros partícipes de mis resultados.

  • He logrado el puesto 256 en la sección de humor. Si lo miras de forma optimista, mi blog es el ducentésimo quincuagésimo sexto blog más gracioso de toda España. ¡De todo un país! Si lo miras de forma realista, mi blog ha quedado el 256 de 318 candidatos, y ha tenido 0 votos. Lo que indica que he quedado delante del resto únicamente por la orden de inscripción. Y que si hubiese más inscritos, hubiese quedado peor.
  • He logrado el puesto 3763 en la general. Si lo miras de forma optimista, mi blog es el trimilésimo septimgentésimo sexagésimo tercer mejor blog de toda España. ¡De todo un país! Si lo miras de forma realista, mi blog ha quedado el 3763 de 5548 participantes, y ha tenido 0 votos. Lo que indica que he quedado delante del resto únicamente por haberme adelantado a la hora de inscribirme. Y que si hubiese más candidatos...pues eso.

Pero bueno, no he quedado último, eso quiere decir que, tal y como prometí hace un tiempo, voy a contaros un chiste.

"

Se encuentran dos amigos que hace tiempo que no se veían:

  • Hombre Juan, ¿qué tal? ¡Cuanto tiempo! ¿Qué es de tu vida?
  • Hola Luis, pues ando bastante bastante jodido de la espalda.
  • ¿Y eso? ¿Qué ha pasado?
  • Nada. Ya sabes que a mí siempre me han gustado las carreras de caballos ¿no?. Pues resulta, que el otro día fuí al hipódromo, y...chico, no sé donde me metí, pero la cuestión es que se me desabrochó el zapato, me agaché para atármelo, y de repente se me montó a mis espaldas un jockey y empezó a fustigarme.
  • ¿Y qué hiciste?
  • Pues nada, hice lo que pude. Quedé tercero en la carrera.

"

viernes, 11 de septiembre de 2009

...mi tierra

Hoy vuelvo a mi tierra.

La tierra que me vió nacer, crecer, reir y llorar, caer y levantar. La tierra que me hizo feliz y a la vez triste. Por ella he tenido melancolía y por ella he tenido alegría. De ella he hablado como algo muy propio, como algo que defendería hasta el final de mis días. Y así es, porque mi tierra es mía. La llevo en mi sangre y en mi cabeza noche y día. No hay mañana que no piense en ella porque a ella pertenezco.

Hoy vuelvo a la tierra que estuvo ahí en los momentos buenos y en los malos. Hoy será un buen momento, pero será temporal, el domingo vuelvo al destierro.

¿De dónde somos? ¿Del lugar en el que nacemos? ¿Del lugar en el que nos criamos? ¿Del lugar en el que tenemos la mayoría de nuestros buenos recuerdos? ¿Del lugar en el que vives la mayor parte de tu tiempo actual? ¿Del lugar en el que estás empadronado? ¿Del lugar en el que tienes una casa? ¿Del lugar al que vas, o del lugar al que vuelves?

Sómos de donde nuestro corazón manda.

Me llena de orgullo y satisfacción presentaros mi tierra.


martes, 8 de septiembre de 2009

...mi vecino del pueblo (II)

Vengo de mis vacaciones en el pueblo. Y tal y como adelanté, me metí en la casa de mi vecino para resolver el misterio que allí se escondía desde hace años. Lo que voy a contar en las siguientes líneas está basado en hechos reales. Si alguna persona sufre del corazón, por favor que no siga leyendo. Si alguna persona especializada en estos temas le interesa, póngase en contacto conmigo dejando un comentario. Comenzaré.

Mis padres y yo llegamos al pueblo no sin miedo, pues tras las experiencias que hemos tenido allí era lo normal. Bajamos del coche, y el vecino ahí estaba, mirándonos como siempre desde su ventana con su cara de enfado. Él nos saludó, y nosotros le devolvimos el saludo, tras lo cual nos metimos en casa, como siempre, con una ligera sensación extraña que nos hacía preguntar, cómo era posible eso. Al cabo del rato, salí de casa para jugar con la pelota, y ahí estaba. Volvió a reincidir en la acción de saludarme, y yo volví a devolvérselo. Estuve toda la tarde jugando delante de su casa, y siendo consciente que durante todo el rato, ahí estaba él. Mirándome.

Estuve unos días realizando las mismas acciones. Desayunar e ir a jugar a la calle. Comer e ir a jugar a la calle. Cenar y dormir. Y en los momentos de jugar en la calle, mi vecino ahí estaba, esperando mi saludo, el cual siempre llegaba. Mientras yo jugaba, pensaba en la forma de entrar en su casa, y en el mejor momento para hacerlo. A mis padres no les dije nada. De una cosa que me dí cuenta, es que, por las noches el vecino no estaba en la ventana observando.

El último sábado de vacaciones en el pueblo era el día indicado para introducirme en su casa, ya que mis padres se iban a las fiestas de un pueblo cercano. El momento oportuno sería la noche, para que el vecino no me viese entrar.

Llegado el día y el momento me equipé con una mochila repleta de linternas, pilas, cámaras de fotos y vídeos, teléfonos y un bate. Y sobre todo de valor. Mucho valor.

Salí de casa, era de noche con una luna en cuarto mengüante muy bonita. Un cielo raso la acompañaba. Me fijé que el vecino no estuviese en la ventana observando, y así era. Pero su ausencia me inquietaba, pues ... ¿Dónde estaría?

Acompañado de clips, horquillas y una destreza con las manos excelente, conseguí abrir la puerta sin ruido. Encendí la linterna nada más entrar, y me dí cuenta de que esa casa era realmente antigua. Estaba muy deteriorada y el olor a cerrado se hacía por momentos insoportable. Antes de dar un paso adelante, me aseguraba que no quedaba ningún hueco sin haber sido iluminado con la linterna. No quería llevarme más sobresaltos de los que por seguro me llevaría. La casa tenía tres pisos. Quería ir piso por piso, asegurándome que no me dejaba nada atrás sin ver.

Todo tenía un aspecto grotesco, casi dantesco a la luz de la linterna. Algo que me causó una extraña sensación fue ver la silla desde la cual el viejo señor se sentaba y me miraba todas las tardes jugar. Asomé la cara por la ventana y todo era oscuridad en el pueblo, a excepción de una ventana en la que se veía luz. Era la casa de mi vecina Adela. Nada extraño. Esa mujer vive más de noche que de día. Estaría viendo la tele. Todo iba bien.

Tras una inspección en el primer piso no me encontré con nada extraño. Una cocina con humedades, y con claros síntomas de no haber sido utilizada en años. Un baño bastante mugriento y maloliente por culpa de las cañerías. Y un salón de estar donde se encontraba la silla desde la cual el viejo hombre me observaba todas las tardes, armarios con sábanas y alguna silla caída al suelo. Me dispuse a subir los peldaños de la escalera para subir al segundo piso, iluminándolo conforme iba subiendo. No se veía ningún rastro de luz. Los escalones hacían un ruido, que aunque normal por la antigüedad, no dejaba de aumentar mi estado de nerviosismo. Recordemos, que estaba visitando la casa de unos espectros, con los que ya tuve una experiencia muy desagradable. Cuando estaba terminando de subir la escalera, me fijé que había encendida una luz en el piso de abajo, que por su forma de iluminar, supe que era una luz de vela. Ese piso lo había inspeccionado centímetro a centímetro. No encontré nada ni a nadie. La luz de la vela se acercaba a las escaleras. No quería que me encontrase nadie allí. Fuese lo que fuese, me provocó un escalofrio de abajo a arriba por mi cuerpo. Terminé de subir las escaleras y me escondí en una habitación que estaba con la puerta abierta. Apagué la luz de la linterna, y me dispuse a ver lo que iba a pasar.

La luz de la vela iba subiendo por las escaleras, pero el ruido que yo provoqué al subirlas, no se escuchaba. Me encontraba en un aprieto, y en una habitación que no había iluminado previamente para sentirme seguro. Mientras la luz de la vela subía, algo se movió en la habitación en la que me encontraba. Encendí la luz de la linterna y...

viernes, 4 de septiembre de 2009

...cafeína

Cafeína, diablo vestido de ángel, yo busco en tí sin saber lo que tu sólo puedes darme. Hace tiempo que te conozco, tienes penas y alegrías, vas excitando poco a poco, pues yo ya se bien de tu vida. Más cafés no, ni cucharas impregnadas de cafeína, no mas jóvenes sin dormir noche y día, sólamente oir tu nombre causa insomnio. Me cogiste bien cogido en tus invisibles rejas, yo quiero escapar de tí, pero me arrastras y no me dejas. Tú me ayudas a no dormir con tus venenos en mis venas y si llego un dia a viejo, podrido por dentro y por fuera.

P.D.Letra de la canción de Los Calis, titulada Heroína, versionada para la ocasión

La cafeína de máquinas de café malas provoca dolor de tripa (es lo que estoy sufriendo ahora). Por ello esta oda al mal café. El café está rico si te lo haces tú, o si te lo hacen en un buen bar. Pero si te lo tomas sin acompañar por nada...también provoca dolorcito de tripa. Es un arma de doble filo. Ataca al sueño, pero la tensión te hace "SUBIDÓN SUBIDÓN SUBIDÓN" (si no estás acostumbrado. Si lo estás, necesitas 100 cafés).

P.D.Vease capítulo 16 de la cuarta temporada de Futurama, titulado -> 300 billetazos. No he incluido el video por derechos de autor de la Fox o no sé que cosas. Entiendo no haberlo encontrado, este blog es ultra hiper lucrativo, y hubiese ganado miles de euros por poner ese video.

jueves, 3 de septiembre de 2009

...rubias y negras

A mí, hay dos tipos que me gustan. Las rubias por una parte y las negras por otra.

Pero para que me gusten han de cumplir una serie de requisitos.

Han de ser unas frescas, y que no se calienten con nada, sino que tarden en que suba la temperatura.

Que sean fáciles de tragar, no de esas que son inaguantables. Ya me entendéis.

A veces me va que sean fuertes, y otras veces me va que sean dulces y suaves. Hay días para unas, y otros días para otras.

Con las rubias y con las negras me van mucho los trios y las orgías. Soy capaz de aguantar con todas las que vengan. Son todas bienvenidas, y todas son tratadas por igual. Empiezo con unas, y termino con otras, o todas a la vez. Ya veis que soy algo viciosillo.

A veces me gusta estar a sólas con ellas, y a veces me gusta compartirlas. Pero si las comparto, han de seguir el mismo ritmo que yo. Primero una, luego otra, y otra...

Y es que...me gustan tanto las cervezas.

Vivan las rubias y las negras!!!

P.D.Nunca he probado las tibias. Las rojas las he probado pero las incluyo dentro de las negras :D

miércoles, 2 de septiembre de 2009

...saturación

Mi cabeza va a explotar!



Pero la mía de saturación trabajil.

lunes, 31 de agosto de 2009

...el último se lo ha llevado aquel señor

Vas tranquilamente a comprar tu ansiado periódico diario, o una entrada para el cine, o un riñón de unicornio a la carnicería, o un pase VIP para ver a Manolo Escobar, y al pedírselo al vendedor oportuno, éste te indica que el último se lo ha llevado aquel señor.

¿Pero quién es el vendedor para darte esa información? ¿Pero acaso sabe con quién está tratando? ¿No sabe que eso es información confidencial? ¿Y si yo soy un asesino en serie? ¿Qué quiere, que mate a ese señor para llevarme mi ansiada y codiciada entrada para ver a Queen? No puede dar esa información, sin saber nada de mí, y lavarse las manos. Claro, él no es el que mata, pero le ha dado el pequeño empujón que un asesino desequilibrado en serie como yo necesita para realizar su más deseado acto... matar. Y lo mataré, pero testificaré en contra de la mente manipuladora del vendedor que me indicó que lo hiciese. ¿Pero es que no podría indicarme: "No quedan, lo siento, se han acabado", y ya está? Así no habría problemas. Pero no... el vendedor tenía que indicarme que aquel, sí, justamente aquel señor, con bigote, con sombrero, y con aires castizos, lleva la última y más codiciada entrada. Voy a por él

Tras esa información, vas con mirada tranquila a por aquel señor, y le dices amablemente: "Disculpe caballero, podría darme la entrada que acaba de comprar, por favor". A lo que el señor castizo te responde "claro, tome, y por ser usted, se la doy gratuitamente"

MENTIRA! NO OCURRE ASÍ!

Tú vas con ansias de matar, llegas a su cara, y con un ligero movimiento de mano, le disparas con un bazooka, a lo que el señor se desintegra, y únicamente la entrada se salva. Pero un perro policia te ha visto y se lo dice en un correcto castellano a su dueño. Tras ello, viene la Interpol, la Gestapo, Torrente y George W. Bush cumpliendo su papel de gilipollas. Y te meten a la carcel. Testificas en contra del vendedor, y te creen. Te liberan porque entienden que no representas ningún peligro, y castigan con pena de muerte al vendedor.

La justicia funciona.

Sale en todos los medios de comunicación la noticia. Causa gran conmoción entre el público, y ya ningún vendedor utiliza esa maldita frase incriminatoria, que indica que aquel maldito señor se ha llevado la última entrada. Joder, que no ha cometido ningún delito por comprar la última, dejénle vivir, dejen de señalarle como una alimaña. Malditos vendedores manipuladores de mentes débiles.