sábado, 3 de enero de 2009

...a ver si...

¿Quién no ha oido hablar de los típicos "a ver si..."? Ya saben a lo que me refiero, los clásicos:
  • A ver si quedamos un día de estos y echamos un cafe.
  • A ver si echamos un partido de fútbol uno de estos días.
  • A ver si te paso esta semana el libro que te dije que te dejaría.
  • A ver si te pago lo que te debo un día.

Ya saben a qué hago referencia ¿verdad? Son toda una tradición en nuestra lengua materna. Los "a ver si..." se estudian aparte en la lengua castellana, ya saben, adverbios, adjetivos, verbos, a ver si, pasivo... Para los que no se acuerden, los "a ver si" se utilizan para dar esperanzas a la persona con la que hablas sobre algo en concreto, pero sabiendo que nunca lo vas a cumplir, es decir, mintiendo.

Por ejemplo, te encuentras un día con un compañero que fue al instituto contigo, y que hace tiempo que no le ves, él te saluda, y a lo mejor no te interesa ser ni borde ni descarado, por lo que las opciones de mandarle a la mierda o la de ignorarle las guardas para otra ocasión, a si que intentas no mostrar tu visión real del encuentro que habeis tenido (menudo marrón), por lo que teneis una conversación totalmente superficial y para que no se extienda mucho en el tiempo esa conversación tan inútil, decides decirle "me tengo que marchar, a ver si un día de estos te llamo y echamos unas risas". Él tan contento de que otra persona no le haya mandado a freir espárragos, y tu tan feliz de no haber sido borde, y de haberle hecho creer que te haría ilusión verle un día de estos para tomar algo y echar unas risas, obviamente no quieres quedar con él, pero es mejor guardar las formas.

Fácil de utilizar el "a ver si" ¿verdad?

1 comentario:

Bagarator dijo...

A ver si leo todas las entradas que me quedan pendientes en tu blog un día de estos