martes, 24 de febrero de 2009

...la leyenda del hombre agua

Cuenta la leyenda, que a finales del siglo XIX, en las estrechas calles del barrio de Richmond, al sur-oeste de Londres, cercano al Támesis, a media noche y lloviendo, Alisa Gordon tuvo a su primer hijo, nadie la ayudó y nadie la vió. La mujer, del terrible esfuerzo, a los pocos minutos murió apoyada sobre la pared, dejando a su hijo recostado sobre sus piernas.

Aquella noche, tres horas después del nacimiento del niño, Jerry O´Donell, tras flirtear con varias acompañantes de noche, tomarse una decena de cervezas tibias y trapichear con estupefacientes, se encontró aquella estampa, y sin dar aviso a nadie, dejó al bebe apartado en una esquina, cogió a la mujer muerta y fue a tirarla al Támesis. Tras esto, fue a recoger al bebe, que se encontraba empapado tras toda la noche lloviendo.

Jerry se encargó del cuidado del bebé, al que llamaría Milton McDonald, con el apellido de su madre a la que tanto idolatraba. Durante el crecimiento de Milton, Jerry se dió cuenta de que por mucho que intentase secar a su hijastro, no lo conseguía, por lo que Milton siempre se encontraba mojado.

Milton a los 12 años se fue de casa de su padrastro tras una dura discusión en su propia casa, de su padrastro con 2 maleantes, que dijeron en voz alta que Jerry era un asesino por haber matado a la verdadera madre de Milton, tras esto y sin mediar palabra Milton abandonó su casa para nunca regresar.

Milton poseía un don especial, el hecho de estar mojado siempre le aportó numerosas ventajas, como el ahorro en la compra de toallas con conllevaba eso.

Durante 6 años Miltón vivió en una casa con más niños abandonados y comandados todos ellos por Steven Gundell, un jefe del hampa. Steven les aportaba la casa, y ellos le correspondían con pequeñas cantidades de dinero, conseguidas a través de hurtos por la calle.

Miltón a los 18 años descubrió su verdadero poder. Era capaz de convertir en agua toda aquella sustancia que tocase. Por lo que decidió que con su poder, tras muchos años bajo las órdenes de su padrastro y de Steven, era hora de que él se pusiese al mando, pero no ya de la casa sino del mundo entero. Así que empezando por tocar a Steven y convertirlo en agua, y terminando por tocar al resto del mundo, convirtió en agua a toda persona que se pusiese en su camino. A toda menos a Esmeralda Arlington, la mujer que le robó el corazón.

Con todo el mundo convertido en agua, Esmeralda y Milton comenzarón a procrear y a tener hijos e hijos sin parar, y estos hijos más hijos, y a la vez éstos más hijos... Pero ninguno de ellos con el poder especial de Milton.


Por lo que sé y cuenta la leyenda, todo ser humano desde entonces, es descendiente de Esmeralda y Milton. Y si las cuentas no me fallan, el 98% del agua que consumimos a diario, son personas que Miltón convirtió en ese líquido. El otro 2% es el agua que lleva el Támesis, con partículas del cuerpo inerte de Alisa Gordon, que todavía sigue sin hallarse.

viernes, 20 de febrero de 2009

...treguna mecoides trecorum satis dee

Frase mítica de una película mítica. Hay quién la crítica, y hay quien la idolatra. Yo me considero del segundo grupo, porque siempre he sido el eterno segundón.
"Treguna....Mecoides....Trecorum....Satis Dee!"
Y todo objeto que se precie en el interior del espacio cerrado en el que se encontrase el que pronunciaba tan maravillosas palabras, cobraba vida. ¿Por qué? Pues porque se trata del conjuro de la locomoción sustitutiva, es obvio la razón por la que se mueven todos los objetos tras la pronunciación de dicha frase. Imagináos que gran poder tienen esas palabras mágicas. Yo lo acabo de pronunciar y ya tengo aquí bailando a mis bolis, a la pantalla del ordenador al al... ntçe mda..iofinnfasdj`, asdfaffa...al teclado del ordenador! !Que díficil es controlarlo una vez cobra vida! Intentadlo en casa, ya vereis, es divertido. Ey se me van las hojas de mis apuntes!

"Se me van, ¿donde irán?, esos días de alegrías que pasamos juntos ¿donde irán? ¿donde irán?, esos miles de apuntes que escribí ¿donde irán?, yo no lo sé, en la vida nunca hay nada para siempre ahora lo sé, pero fue... fue tan bonito así tenerlas que ahora me cuesta perderlas. Se me van como el agua que se escurre de mis manos se me van, como el aire que no puedo sujetarlo, como el tiempo que implacable va pasando, como el humo, esas hojas con cuadraditos se me van, y se me van, y no puedo ya luchar por retenerlas, estas hojas que en realidad estaban cansadas de mis rayotes, y por eso de mis manos se me van."

¿La manera de parar esto? El tiempo todo lo arregla. No dicen el tiempo exacto, pero en la peli dura unos minutejos en tiempo real.

¿De qué película estoy hablando? Todo el mundo sabe que hablo de la película de Walt Disney estrenada en 1971 titulada "Boliches y Escobas". ¿Quién no ha visto esta película? ¿Qué? Ah! que esa es la traducción literal, pero que en España se le dio otro título ¿Cuál? ¿Cómo? Ah! ¿"La Bruja Novata" es la traducción que se le dió al castellano? Pues yo en el exámen de selectividad llego a poner que la traducción de "Bedknobs and Broomsticks" es "La Bruja Novata" y me sancionan con comer 900 almendras saladas en un minuto sin beber agua. Madre mía que traducción... A los traductores de títulos de películas creo que los cogen de "Garantía Social" o algo así me dijeron... Me lo creo...

¿Qué significan esas palabras? No está claro, ni está bien definido. No es hebreo, no es esperanto, no es catalán, ni siquiera vasco, y con la ayuda de un diccionario de latín podemos traducir dos palabros de esos.

Treguna: No he encontrado traducción para esto. Traducción libre de un alumno de garantía social -> "Me"

Mecoides: No he encontrado traducción para esto. Traducción libre de un alumno de garantía social -> "Gusta"

Trecorum: No he encontrado traducción para esto. Traducción libre de un alumno de garantía social -> "La"

Satis: Siembra

Dee: Dios

Así que es posible que la frase tenga una traducción con una ligera similitud a "Me Gusta La Siembra de Dioses", lo cual tiene muuuuucho sentido, ya que es lógico que pronunciando "Me gusta La Siembra de Dioses" los objetos te entiendan que quieres que se muevan y te hacen caso.

¿Y a ti? ¿Te gusta la siembra de dioses?

martes, 17 de febrero de 2009

...Cote

A todos nos llena de orgullo y satisfacción conocer a Cote. Es un personaje agradable, simpático a la par que desagradable y antipático, por lo que, y sabiendo algo de matemáticas, si tenemos un valor positivo y otro valor negativo, que tienen el mismo peso numérico, se compensan, es decir se equilibra la balanza, y da como resultado un cero, es decir, algo neutro, es decir, y centrándonos en este caso, en algo normal, asi que, Cote es un personaje normal.

¿Pero qué o quién es Cote?


Cierto es que hay varios Cote en todo el mundo. Puede ser un mote, como es el caso del autor del blog, es decir, yo. Puede ser un apellido, puede ser el compendio de un gran conjunto de conceptos globulosinergéticoasmales, pero hoy nos centraremos en el mote. ¿Y de qué viene mi mote? En este caso es sencillo, y procederé a explicarlo a continuación.


Todo se remonta al año 1987 o así. Yo hablaba mucho y mucho y mucho y mucho, asi que me llamaron Cotorra (animal conocido por hablar). Y a lo largo del tiempo se fue transformando en algo más corto y llegó a ser Cote, tras pasar por Coteína y otros estúpidos nombres.


De acuerdo hasta aquí, ya sabemos el orígen, pero... ¿Significa algo Cote? La respuesta es muy sencilla, ni puta idea, no sé. Oh! Sí que lo sé. La respuesta es lo siguiente:


"El cote es un nudo sencillo para atar una cuerda a un mástil o poste."



Y existen diferentes versiones, como el cote asegurado:


"Tiene las misma aplicación que el cote, con la diferencia que este nudo resiste mejor los tirones".



El cote doble:



"Es un nudo muy útil, ya que no se deshace fácilmente al estar en tension. Se puede utilizar para atar a un poste cuerdas que están sometidas a tensión constante (por ejemplo, la cuerda que sujeta a un toldo o tienda de campaña)."



El cote corredizo:


"Con las mismas aplicaciones que el cote, este nudo tiene la particularidad de deshacerse con un simple tirón de la cuerda".

Y se puede utilizar en combinación con otros tipos de nudos, como con el "Media Llave"



"Un nudo muy útil para fijar una cuerda a un tronco redondo o a un mástil, sobre todo si se requiere mucha fricción para que se deslice".

Y aquí saco un diálogo en un partido de fútbol cualquiera contra un equipo cualquiera:

  • Jugador 1: Ey pásame "cote"

  • Cote: Vale

Cuya traducción al castellano sería la siguiente:

  • Jugador 1: Ey pásame "nudo sencillo para atar una cuerda a un mástil o poste"

  • Cote: Vale

Otro diálogo igual de válido sería el siguiente:

  • Persona 1: Joder "Cote" pareces idiota.

  • Cote: Vale

Cuya traducción al castellano sería la siguiente:

  • Persona 1: Joder "nudo sencillo para atar una cuerda a un mástil o poste" pareces idiota.

  • Cote: Vale

Y otro diálogo entre marineros basado en hechos reales sería el siguiente:

  • Marinero forzudo y peludo 1: Pues a mi me gusta el nudo simple ¿y a tí?

  • Marinero forzudo y peludo 2: Pues a mi me gusta el cote.

A lo cual, y tras escuchar la segunda frase únicamente, yo me iría corriendo del barco.


Información en "http://www.siemprescout.org/".

miércoles, 11 de febrero de 2009

...pantalones

  • Suponed que disponeis de 12 pantalones (chandal aparte). Suponed que 3 de ellos, son únicamente de verano y que en fechas frías no es inteligente ponérselos. Por lo que, en estos momentos nos quedamos con 9 pantalones.

  • Suponed también que habeis engordado unos kilillos entre unas cosas y otras, y que 2 de ellos ya ni te entran, por lo que nos quedamos con 7 pantalones.
  • De esos 7 pantalones, un día de estos te das cuenta que uno está muy viejo, y que ya no es correcto llevarlo para trabajar. Así que, 6 es la cantidad de pantalones de la que dispondríamos con estas suposiciones.
  • 6 pantalones es una cantidad moderada para poder ir tranquilamente a trabajar, los combinas con diferentes jerseys, sudaderas, etc, etc, y vas tirando.
  • Suponed que un día vas con uno de esos 6 pantalones, que es vuestro favorito, y que se os engancha un cable con una rueda de una silla, y que te agachas y estas un rato intentando desenredarlos, y te hace el pantalón por la huevera/coñera "RASSSSS". Vaya putada eh, un pantalón menos, 5 quedan ya. Pero ahí no queda todo, ese mismo día, te tienes que cambiar de pantalón, y te pones otro, y haces un movivimiento brusco al cabo del rato, y te hace el pantalón por la huevera/coñera "RASSSSS". Vaya, en un mismo día de 6 pantalones, te quedas con 4.
  • Pero aun es más, suponed que a los dos días vas a bajarte la cremallera de uno de los 4 pantalones que te quedan, y la fuerzas un poco más de lo normal para bajar, se pasa del límite y te cargas toda la cremallera, por lo que necesitará un arreglo, pero mientras tanto, 3 pantalones son de os que dispones.
  • Suponed también, que de esos 3 pantalones, uno te queda como el culo, lo odias, es feo, pero ahí lo tienes, en su día te lo compraste, y ahora has de sacarlo a la luz, en momentos de crisis de pantalones, ese pantalón tiene que solucionarte las ausencias del resto de pantalones. Pero es que es feo de cojones, asi que, si lo quieres evitar, te quedan dos pantalones.
  • Suponed que un día estáis comiendo y se os ensucia uno de ellos. Te pones el otro, y casualmente, vaya, je, te lo manchas aun más, puto tomate y aceite. Total que en ¿qué te quedas? En calzoncillos, muy bien.
  • Una facil solución es comprarse pantalones, pero cuando todo esto, suponed que ocurre en un pequeño espacio de tiempo, digamos que de 5 días, dos de ellos festivos, y que los otros 3, dos de ellos aun disponías de 4 o 5 pantalones y aun podías arriesgar, ya sólo quedaría un día y que estabas ocupadísimo, por lo que la opción de compra de pantalones era imposible.
  • Menos mal que todo esto era sólo una suposición....todo parecido a la realidad es pura coincidencia...no penséis que...no penséis que me ha ocurrido a mí, no no, que va... :(

domingo, 1 de febrero de 2009

...cómo diferenciar entre las diez y seis (10:06) y las dieciseis (16:00)

Te has ido a pasar el finde a casa de un amigo con todos los del grupo, y el sábado sales de fiesta y te acuestas a saber a qué hora. Te despiertas un poco atontado y te das cuenta que tu compañero de habitación también está medio despierto, y le preguntas qué hora es y te responde:
  • Las diez y seis.
  • ¿Pero las diez y seis o las dieciseis?
  • Las diez y seis.
  • Joder, vocaliza, ¿las diez y seis o las dieciseis?

....

Y así se podrían estar horas. Existen varias opciones para diferenciar cláramente entre una y otra. La primera opción y por la que yo me decanto, y que creo que es la más correcta, es diferenciar cláramente la hora del minuto con pausas alargadas. Un ejemplo sería éste:

Las diez...

...

...

...

...

...

y...

...

...

...

...

...

seis.

Con una clara pausa de segundos para que el receptor del mensaje sepa sin ninguna duda de qué hora se trata. Sabrá diferenciar entre las diez y seis y las dieciseis.

La segunda opción es claramente peor, porque le haces tener un sobreesfuerzo al receptor. Él tiene que sobreentender que se trata de la tarde o de la mañana. Se trata en este caso de en lugar de decir las dieciseis, decir las cuatro. Pero eso es como dar el trabajo a medias y que se las apañe al que se lo das, ya se aclarará él si es de la mañana o de la tarde. Es como sobrevalorar al receptor, como desentenderte del marrón que le has dado, que es el de saber diferencia si es de la tarde o de la mañana. ¿Y si no sabe qué? ¿Qué hacemos? Te hará otra pregunta ¿De la mañana o de la tarde? Y tú tienes que responder. Eso es gastar saliba estúpidamente. Puedes crear un complejo al receptor de tonto e inculto. Él puede sentirse inferior y creársele un transtorno del que nunca pueda salir. Por lo que, ¿merece la pena? Obviamente si el receptor te cae mal, sí, pero en caso contrario, no nos interesa.

Así que, dejémonos de decir las cuatro cuando son las dieciseis. Y este caso puede extenderse al caso de las diez y siete y las diecisiete, al caso de las diez y ocho y las dieciocho, al caso de las diez y nueve y las diecinueve, y al caso de las diez y diez y las diecidiez.

Por un mundo sin crear complejos cuando nos preguntan la hora.