domingo, 1 de febrero de 2009

...cómo diferenciar entre las diez y seis (10:06) y las dieciseis (16:00)

Te has ido a pasar el finde a casa de un amigo con todos los del grupo, y el sábado sales de fiesta y te acuestas a saber a qué hora. Te despiertas un poco atontado y te das cuenta que tu compañero de habitación también está medio despierto, y le preguntas qué hora es y te responde:
  • Las diez y seis.
  • ¿Pero las diez y seis o las dieciseis?
  • Las diez y seis.
  • Joder, vocaliza, ¿las diez y seis o las dieciseis?

....

Y así se podrían estar horas. Existen varias opciones para diferenciar cláramente entre una y otra. La primera opción y por la que yo me decanto, y que creo que es la más correcta, es diferenciar cláramente la hora del minuto con pausas alargadas. Un ejemplo sería éste:

Las diez...

...

...

...

...

...

y...

...

...

...

...

...

seis.

Con una clara pausa de segundos para que el receptor del mensaje sepa sin ninguna duda de qué hora se trata. Sabrá diferenciar entre las diez y seis y las dieciseis.

La segunda opción es claramente peor, porque le haces tener un sobreesfuerzo al receptor. Él tiene que sobreentender que se trata de la tarde o de la mañana. Se trata en este caso de en lugar de decir las dieciseis, decir las cuatro. Pero eso es como dar el trabajo a medias y que se las apañe al que se lo das, ya se aclarará él si es de la mañana o de la tarde. Es como sobrevalorar al receptor, como desentenderte del marrón que le has dado, que es el de saber diferencia si es de la tarde o de la mañana. ¿Y si no sabe qué? ¿Qué hacemos? Te hará otra pregunta ¿De la mañana o de la tarde? Y tú tienes que responder. Eso es gastar saliba estúpidamente. Puedes crear un complejo al receptor de tonto e inculto. Él puede sentirse inferior y creársele un transtorno del que nunca pueda salir. Por lo que, ¿merece la pena? Obviamente si el receptor te cae mal, sí, pero en caso contrario, no nos interesa.

Así que, dejémonos de decir las cuatro cuando son las dieciseis. Y este caso puede extenderse al caso de las diez y siete y las diecisiete, al caso de las diez y ocho y las dieciocho, al caso de las diez y nueve y las diecinueve, y al caso de las diez y diez y las diecidiez.

Por un mundo sin crear complejos cuando nos preguntan la hora.

2 comentarios:

Bagarator dijo...

El truco creo yo, está en decir lo de a.m. o p.m. Ejemplo las 4 am, o las 4 pm, como acaba en m, es como un murmuro o gruñido, por lo que no se gasta casi saliba.

Tani dijo...

Vamos, Cote, todos sabemos que se referían a las 16 hrs!!! Nadie en su sano juicio convoca o cita a las 10:06 :P

Muaaack!