martes, 24 de febrero de 2009

...la leyenda del hombre agua

Cuenta la leyenda, que a finales del siglo XIX, en las estrechas calles del barrio de Richmond, al sur-oeste de Londres, cercano al Támesis, a media noche y lloviendo, Alisa Gordon tuvo a su primer hijo, nadie la ayudó y nadie la vió. La mujer, del terrible esfuerzo, a los pocos minutos murió apoyada sobre la pared, dejando a su hijo recostado sobre sus piernas.

Aquella noche, tres horas después del nacimiento del niño, Jerry O´Donell, tras flirtear con varias acompañantes de noche, tomarse una decena de cervezas tibias y trapichear con estupefacientes, se encontró aquella estampa, y sin dar aviso a nadie, dejó al bebe apartado en una esquina, cogió a la mujer muerta y fue a tirarla al Támesis. Tras esto, fue a recoger al bebe, que se encontraba empapado tras toda la noche lloviendo.

Jerry se encargó del cuidado del bebé, al que llamaría Milton McDonald, con el apellido de su madre a la que tanto idolatraba. Durante el crecimiento de Milton, Jerry se dió cuenta de que por mucho que intentase secar a su hijastro, no lo conseguía, por lo que Milton siempre se encontraba mojado.

Milton a los 12 años se fue de casa de su padrastro tras una dura discusión en su propia casa, de su padrastro con 2 maleantes, que dijeron en voz alta que Jerry era un asesino por haber matado a la verdadera madre de Milton, tras esto y sin mediar palabra Milton abandonó su casa para nunca regresar.

Milton poseía un don especial, el hecho de estar mojado siempre le aportó numerosas ventajas, como el ahorro en la compra de toallas con conllevaba eso.

Durante 6 años Miltón vivió en una casa con más niños abandonados y comandados todos ellos por Steven Gundell, un jefe del hampa. Steven les aportaba la casa, y ellos le correspondían con pequeñas cantidades de dinero, conseguidas a través de hurtos por la calle.

Miltón a los 18 años descubrió su verdadero poder. Era capaz de convertir en agua toda aquella sustancia que tocase. Por lo que decidió que con su poder, tras muchos años bajo las órdenes de su padrastro y de Steven, era hora de que él se pusiese al mando, pero no ya de la casa sino del mundo entero. Así que empezando por tocar a Steven y convertirlo en agua, y terminando por tocar al resto del mundo, convirtió en agua a toda persona que se pusiese en su camino. A toda menos a Esmeralda Arlington, la mujer que le robó el corazón.

Con todo el mundo convertido en agua, Esmeralda y Milton comenzarón a procrear y a tener hijos e hijos sin parar, y estos hijos más hijos, y a la vez éstos más hijos... Pero ninguno de ellos con el poder especial de Milton.


Por lo que sé y cuenta la leyenda, todo ser humano desde entonces, es descendiente de Esmeralda y Milton. Y si las cuentas no me fallan, el 98% del agua que consumimos a diario, son personas que Miltón convirtió en ese líquido. El otro 2% es el agua que lleva el Támesis, con partículas del cuerpo inerte de Alisa Gordon, que todavía sigue sin hallarse.

No hay comentarios: