viernes, 29 de mayo de 2009

...qué pasaría si hoy coincidieses con tu pasado en clase de gimnasia?

Entra el profesor en clase que tanta manía te tenía. Te decía de correr y correr, y tú aún obedeciéndole, te decía de correr más y más. Te sorprendes de estar en clase con tanto pequeñajo, y de repente, a tu lado, te ves a tí de pequeño. Os saludais. Y el profesor dice que vayais toda la clase al vestuario a cambiaros. Empiezan a cambiarse todos leeeentamente, y se rien como siempre del gordo de clase, y cuando comienzas a cambiarte tú, todos se sorprenden y empiezan a reirse de ti... porque tú estás más gordo, y el que más se ríe de tí es tu pasado.

Salís y todos empiezan a correr, y todos corren más que tú. Tú no tienes ningún fondo físico, y te dobla tu pasado, y te dobla otra vez, y el gordo de clase te dobla... Todos se ríen de tu grosor, de tu lentitud e ineptitud a la hora de hacer ejercicio físico, y el que más se ríe de tí es tu pasado.

El profe como castigo a tu lentitud te dice que dés tantas vueltas como los que más han dado. Y corres, y sudas, y te cansas, y ves, como mientras tú corres, tu pasado está jugando a balón prisionero, y se lo pasa bien, y es de los últimos que matan, es realmente bueno.

Terminas de dar las vueltas, tienes unos rodales en los sobacos impresionantes, se te transparenta la camiseta por la barriga de lo que has sudado, y le preguntas al profe que tanta mánía te tenía si puedes jugar con todos, y te dice que sí. Entras en el equipo contrario al de tu pasado, pero los de tu equipo se apartan de lo mal que hueles, claro, es que has sudado mil veces más que ellos, y ellos por mucho que suden no huelen mal. Se ven tus rodales, y todos se rien. Se rien de tu grosor, de tu ineptitud, de lo mal que hueles, de lo sudado que vas, y el que más se ríe de tí es tu pasado. Y también el profesor.

LLegais tú y tu pasado a estar solos en el campo, el uno contra el otro. Él intenta darte, pero siempre coges la pelota, no tiene fuerza. Tú intentas darle, pero siempre esquiva la pelota, tiene juventud, alegría, flexibilidad, motivación, tú no. Te mueres de asco.

Recuerdas que llevas una pistola en el calzoncillo, la sacas y les pegas un tiro a todos, y dos a tu profesor. ¿Ahora quien se rie? Mwahahahaha.

Tu pasado está retorciéndose de dolor en el suelo con un charco de sangre, pero aun tiene fuerzas de reirse de lo que has empeorado con el tiempo, y te dice la típica frase moralista del protagonista antes de cerrar los ojos y morir, y te dice:

" Si todos los niños de pequeños, nos dicen que vamos a terminar como tú de dejado, de desmotivado, de vago y de amargado cuando seamos mayores, nosotros mismos nos pegaríamos un tiro ".

A lo que termina la frase cierra los ojos y muere. Tú por supuesto que también. Aunque ya moriste cuando creciste.

Dedicado a todos.

No hay comentarios: