viernes, 26 de junio de 2009

...Miguel

Me permito recordar que sigue vigente el Concurso de Cabeceras.

Carta escrita por un señor que fue niño, a Miguel:

Miguel, no sé por que me he puesto a pensar en él, será que todo ha sido tan rápido que no sé ni que hacer.

Miguel, poeta fértil de verdad, llegó con dos canciones que volvió a escribir otra vez. Dejaste gloria y regalaste historia con tu compás americano. Me llevaste de la mano a la pequeña gloria de tu habitación, Miguel nos volveremos a ver? Es difícil saber.

Miguel, habría tantas cosas que contar que yo ni sé, sé que estuve escuchando las historias de camiones de Miguel. Nunca más volví a ver a otro como él ni a Federico Mercurio. Según el paladín siempre al frente temerario o valiente un ejemplo de talento y gente, un Maradona que mezclaba todo, un chico de la calle, iluminado y zarpado con mala leche y con humor, con cierto candor un ejemplo de lo que es vivir fuerte

Miguel yo también soy machote gracias a él. Miguel cojones, es difícil solamente llegarte a los talones. Miguel, el capitán de un barco de piratas y del arca de Noé

Miguel a quién habrás vendido tu alma? Miguel dónde me estarás esperando para seguir cantando? Miguel, que sería de mí, de aquel chaval que nunca quiso aprender?

Pero tuve la extraña y pura suerte de estar cerca de él, Miguel tengo que contarte como te recuerdan todos por aquí, parece que iniciaste a una generaciónal pop de verdad, me lo vienen a contar los chavales cada vez que me ven en los recitales.

Miguel, todavía te envidio algunos versos como aquel de los zombies. Sigues siendo el himno de mi corazón Miguel y yo sigo un poco acá, un poco allá intentando aprender, me tendrías que ver ahora.

Este es Miguel (que un pez descanse).


P.D.: Letra sacada de "con abuelo" de Andrés Calamaro, un poco modificada...

1 comentario:

Bagarator dijo...

Pobre chaval, no tuvo infancia