lunes, 8 de junio de 2009

...qué pasaría si te dedicases a la venta de guitarras usadas?

Es 30 de febrero de 1987 y has decidido dejar tu trabajo de catador de putas de lujo vírgenes y exentas de cualquier enfermedad, con el anillo NuvaRing como método anticonceptivo, en el mejor lugar del mundo, y lo cambias por una estúpida idea tuya de crear tu propia empresa que tratará de la venta de guitarras usadas.

Nunca te has dedicado a eso. No tienes experiencia. No tienes ningún cliente, ni has tenido ningún contacto con personas antes de dejar tu anterior trabajo. Ni siquiera tienes guitarras usadas para vender. Por lo que empiezas de cero, sin ningún futuro, sin nada que haga pensar que te va a ir bien. Pero ahí estás, firmando el finiquito con tu anterior empresa, en la que estabas feliz, te pagaban genial, trabajabas lo que querías...

Has hecho una fuerte inversión para tener un local bien acondicionado. Has contratado a una secretaria bastante fea, y a un comercial bastante incompetente. Todo tiene muy buena pinta. Tu estás a la espera de que todo vaya bien. Pero no va a ser así.

Al siguiente día, 31 de febrero, andas por la calle, tranquilo, orgulloso de lo que has hecho, y te encuentras tu primera guitarra usada, rota, en un contenedor. La recoges, y la pones a la venta en tu hermosísima, completa, y maravillosa página Web, en la que has invertido cientos de miles de euros. Una vez puesta a la venta, viene tu secretaria fea y te pide una disminución de sueldo del 50%, se lo concedes, y también te viene tu comercial incompetente, que ha encontrado un cliente que está dispuesto a desembolsar una gran cantidad de dinero si le prometemos una guitarra usada al mes. Todo parece ir bien.

32 de febrero, segundo día en tu empresa. Vas a tu local contento, y te encuentras con todo quemado, la guitarra usada que encontraste ha provocado un cortocircuito. Al poco tiempo viene tu comercial incompetente, y te dice que lo del cliente que era broma. Resulta que tu comercial incompetente se dedica a grabar con cámaras ocultas las bromas que hace. Y se va riéndose de ti y feliz, porque te ha gastado una broma muy buena y la ha grabado. Al poco tiempo viene tu secretaria fea, y te dice que ayer se equivocó de palabra, y que no quería decir "disminución del 50%", quería decir "aumento del 800%". La despides. Todo parece ir mal.

Te encuentras en la bancarrota. Por lo que decides volver al trabajo de antes, donde cobrabas muy bien, y así podrías ir saliendo de números rojos. Se ve que esa empresa para la que trabajabas ya ha contratado a otra persona en tu sustitución, pero que tiene otro puesto vacante en otro sector, "catador de putas viejas gordas, usadas, con enfermedades de todo tipo, y que son alérgicas a cualquier forma de método anticonceptivo". De primeras dudas, pero luego le dices que no, que lo has pensado mejor, que vas a intentar levantar tu anterior negocio.

Por lo que, consigues un nuevo crédito del banco, y vuelves a tus andadas, contratas gente fea e incompetente, y rehabilitas el local que se quemó.

Pasan 17 años, y no has tenido ningún ingreso, todo han sido gastos y gastos. Por lo que, viendo que no te va del todo bien, cierras el negocio y vuelves a preguntar en tu anterior trabajo.

Te dicen que el trabajo en el que estuviste, y el que te ofrecieron hace 17 años, que están ocupados, pero que hay otro, "catador de putos viejos, gordos y africanos de estos con pene de 37 centimetros, enviagrados, con enfermedades que se transmiten via ocular (ya sabes, por el ojete), y que no usan condones porque la viagra les pone tanto que los rompen", ah y que las condiciones laborables son bastante malas, y que cobrarás el mínimo salario posible. Lo aceptas.

Y esto sería lo que te ocurriría si te dedicases a la venta de guitarras usadas. Contado con toda fidelidad.

1 comentario:

Bagarator dijo...

La culpa es de Zapatero