miércoles, 22 de julio de 2009

...planchar...¡ese gran desconocido!

Para los concursantes de cabeceras, pulsar aquí.

Para los votantes de mi blog en el concurso Premios20 Blogs 2009, pulsar aquí.

Para los que no tengan otra cosa que hacer, pulsar aquí.

Hoy hablaré de...Planchar ¡ESE GRAN DESCONOCIDO!

Planchar: Dícese de aquella tarea doméstica que es aburrida, tediosa y cansina (cosa que no se diferencia para nada de las demás), pero que en este caso es con una plancha y una tabla. La plancha es una cosa que quema, y que si pones la mano encima durante un rato te la pone roja, te duele, te llevan a Urgencias, te ponen una venda y te duele más (basado en hechos reales cuando tenía 4 años). La tabla es una cosa que no quema, y que si pones la mano encima durante un rato no te la pone roja, no te duele, no te llevan a Urgencias, no te ponen vendas y no te duele más. Benditas tablas.

Como toda tarea doméstica que se precie, planchar no lo hace nadie excepto tu madre, o en su defecto su madre, o en su defecto nadie.

Planchar se está extinguiendo de las tareas domésticas. Planchar está empezando a ser desconocido. Por mí que siga su curso natural la evolución de la plancha, y que se extinga. Como ya hicieron los dinosaurios y las personas inteligentes. Por mí, que las próximas generaciones de homínidos, no sepan ni de qué se trataba, que haya un par de planchas en los museos y ya está. Y los niños, ávidos de saber más sobre las planchas, le pregunten a sus ancianos:

  • Abuelito ¿qué era la plancha? ¿En qué consistía planchar?
  • No lo sé, creo que era un videojuego muy aburrido, por eso ya no sale ni para la antigua PlayStation 19.
  • ¡Alaaaa, si que debía ser aburrido y viejo!

¿A quién queremos engañar? Planchar sólo sirve para nada. Dedicas un tiempo determinado en planchar esa camisa que tanto te gusta, y una vez que te sientas, que te pones una chaqueta o algo encima, las arrugas vuelven a aparecer. ¿Cuánto tiempo ha pasado? ¿3 segundos? ¿4? El objetivo de que no hubiese arrugas era para llegar a esa entrevista de trabajo tan importante de forma impoluta. Pero...no lo consigues, por mucho que lo intentes, aparecen arrugas. Asi que te cagas en todo. Y aprendes la lección de que no se debe planchar. Pero claro, después de haberla lavado, tiene miles de millones de arrugas, ¿qué hacer en ese caso? La respuesta es bien sencilla: ni puta idea, no sé. Pero no desesperes. Existe un viejo remedio. El truco está a la hora de tenderla. Ponla en una percha cuando está recien lavada. Y las miles de millones de arrugas se convierten en como mucho 15 ó 20, que son las inevitables, y que aparecerían en el supuesto caso de haberla planchado, a los 3 segundos.

Esta entrada está dedicada a todas las madres, que en su afán de ponernos guapos todas las mañanas, han dedicado horas y horas a quitar esas feas arrugas a nuestra ropa. Pero no les digais que no sirve de nada. Decirles que queda muy bien y que muchas gracias.

4 comentarios:

BsF dijo...

Ojalá y hubiera leído esto antes, para mañana tengo una cesta de ropa para planchar, que por una vez que ayude a mi madre ya o lo quiere hacer más. Lo que uno se gana por ser buen hijo jajaja

Cote dijo...

Bueno, por planchar una vez no pasa nada... Yo recuerdo en el año 87 que planché una vez... Así que no te sientas exluido de la sociedad por planchar (una sóla y única vez). Pero ya sabes el truco, úsalo.

Tani dijo...

Puf!!! la actividad q más odio, viva la ropa que no se arruga!

Tani dijo...

Jajajaa, aunque ya había comentado esto volví a disfrutar el post, especialmente porque ahora le di click al enlace de los que no tienen nada que hacer :P