lunes, 31 de agosto de 2009

...el último se lo ha llevado aquel señor

Vas tranquilamente a comprar tu ansiado periódico diario, o una entrada para el cine, o un riñón de unicornio a la carnicería, o un pase VIP para ver a Manolo Escobar, y al pedírselo al vendedor oportuno, éste te indica que el último se lo ha llevado aquel señor.

¿Pero quién es el vendedor para darte esa información? ¿Pero acaso sabe con quién está tratando? ¿No sabe que eso es información confidencial? ¿Y si yo soy un asesino en serie? ¿Qué quiere, que mate a ese señor para llevarme mi ansiada y codiciada entrada para ver a Queen? No puede dar esa información, sin saber nada de mí, y lavarse las manos. Claro, él no es el que mata, pero le ha dado el pequeño empujón que un asesino desequilibrado en serie como yo necesita para realizar su más deseado acto... matar. Y lo mataré, pero testificaré en contra de la mente manipuladora del vendedor que me indicó que lo hiciese. ¿Pero es que no podría indicarme: "No quedan, lo siento, se han acabado", y ya está? Así no habría problemas. Pero no... el vendedor tenía que indicarme que aquel, sí, justamente aquel señor, con bigote, con sombrero, y con aires castizos, lleva la última y más codiciada entrada. Voy a por él

Tras esa información, vas con mirada tranquila a por aquel señor, y le dices amablemente: "Disculpe caballero, podría darme la entrada que acaba de comprar, por favor". A lo que el señor castizo te responde "claro, tome, y por ser usted, se la doy gratuitamente"

MENTIRA! NO OCURRE ASÍ!

Tú vas con ansias de matar, llegas a su cara, y con un ligero movimiento de mano, le disparas con un bazooka, a lo que el señor se desintegra, y únicamente la entrada se salva. Pero un perro policia te ha visto y se lo dice en un correcto castellano a su dueño. Tras ello, viene la Interpol, la Gestapo, Torrente y George W. Bush cumpliendo su papel de gilipollas. Y te meten a la carcel. Testificas en contra del vendedor, y te creen. Te liberan porque entienden que no representas ningún peligro, y castigan con pena de muerte al vendedor.

La justicia funciona.

Sale en todos los medios de comunicación la noticia. Causa gran conmoción entre el público, y ya ningún vendedor utiliza esa maldita frase incriminatoria, que indica que aquel maldito señor se ha llevado la última entrada. Joder, que no ha cometido ningún delito por comprar la última, dejénle vivir, dejen de señalarle como una alimaña. Malditos vendedores manipuladores de mentes débiles.

jueves, 27 de agosto de 2009

...cuando te comes a alguien.

Últimamente no me he comido a ningún ser humano. El médico me dijo que no siguiese con mi canibalismo, porque mi cuerpo no estaba admitiendo muy bien comer tanta carne grasienta. Así que he dejado de comerme a la gente. Pero yo seguía necesitando esa sensación de superioridad que te dá el comerte a alguien. Es algo indescriptible.

Así que tras unos días sin comerme a alguien, tenía un mono impresionante. Pero he encontrado una buena forma de paliar mi gula de superioridad.

¡El parchís!

Ahí si que puedes comer gente ahí. Y encima cuentas 20. Y a falta de tablero en según que bares... los dardos.

Esta foto la hice cuando me comí a mi última víctima.



!Qué satisfacción!

miércoles, 26 de agosto de 2009

...burocracia

  • Cotefredo: Hola, buenos días, quisiera que me informase sobre lo que es necesario para apuntarme a la bolsa de agraciados de la lotería.
  • Funcionaria A: Sí mire, en estos momentos no puedo ayudarle porque estoy mirando mi correo. Mi adorable compañera de al lado que no me ha querido pagar el café del almuerzo, en el que he estado una hora contándole todos los trapos sucios de nuestro superior, le atenderá despreciablemente.
  • Cotefredo: Muy amable (cabrona).
  • Cotefredo: Hola, buenos días, quisiera que me...
  • Funcionaria B: Sí sí sí. Ya he oido las palabras de mi entrañable compañera. ¿Se cree que soy sorda? Vamos a ver, pero... ¿usted para qué quiere apuntarse a esa bolsa? Viéndole, me da la sensación de que no cumple con las condiciones necesarias. De todas formas, como mi función es la de servir al pobre ciudadano desvalido, le indico que tiene que rellenar el formulario A-421 que le entregarán en el edificio Pantocrator de la calle Satanás situada en Siberia. Tendrá que entregarlo por triplicado. Una copia la entregará en Sanscrito, otra en Esperanto, y otra en Hebreo. Lo entregará en Betanzos, en la calle TuPutaMadre 37, 2ºB. Una vez entregado, le darán 2 pegatinas que deberá pegar en el Paseo de la fama de Hollywood, en el nombre de Cristo, y la otra se la pegará en el culo. Hará una foto a cada una de las pegatinas debidamente pegadas, y lo entregará en la ventanilla 47 de este mismo edificio. Tras ello quedará provisionalmente apuntado en la Prebolsa de Preagraciados de la Prelotería. Tras tres meses, se le enviará una carta, que deberá recoger en el domicilio de Gary Cooper. Para cogerla deberá responder correctamente a dos preguntas que le formulará. Las respuestas son "Violeta" y "32". Una vez recogida la carta, deberá rellenar el formulario que vendrá en ella y enviarlo a una dirección que debe usted buscar en Google. Una vez enviado deberá rezar 3 avemarías en latín antiguo, que el Señor le escuche, y que esté de acuerdo en su pronunciación. Tras el visto bueno de Dios, se le hará entrega de una copia de la llave que abre una puerta situada en Tokio. No recuerdo ahora donde estaba situada esa puerta, ya la buscará, tampoco creo que haya tantas puertas allí. Si viera las que hay en mi pueblo... Por cierto, ¿ha visto las fotos de mi compañera, de fiesta en mi pueblo?... Bueno, da igual. Tras abrir esa puerta, se encontrará con un compañero nuestro que le apuntará en la bolsa que tanto anhela. De nada, por haberle servido de tanta ayuda. Ahora si me disculpa, váyase.
  • Cotefredo: Ummmm, ¿me puede repetir a partir del formulario A-431? ¿O darme una hoja donde se me diga todos los pasos que debo hacer? (cabrona)
  • Funcionaria A: No hay hojas que valgan. Por cierto. Era 421, disculpa a esa foca de compañera que tengo, que no sabe pronunciar.
  • Funcionaria B: Zorra
  • Funcionaria A: Vaca
  • Cotefredo: Ehhhh, muy amables (hijas de puta).

Total, que otra vez me he quedado sin que me toque la lotería :(

lunes, 24 de agosto de 2009

...mi vecino del pueblo

Recuerdo el primer año que me dejaron salir sólo a la calle del pueblo a jugar. Tenía 6 años. En el pueblo no había más niños con quién jugar, pero eso no importaba. Yo me divertía sólo jugando a la pelota, a las chapas, a las canicas, a los coches de juguete...

Todos los días salía con mi bocadillo de nocilla, cerraba la puerta de mi casa, y siempre veía en la casa de enfrente, por la ventana, a un señor mayor, canoso, con gafas, y con gesto enfadado. Pero cada vez que me veía me hacía un pequeño saludo, y yo, se lo devolvía. Después, me ponía a jugar en la acera de mi casa toda la tarde, siempre bajo la atenta mirada de mi vecino de enfrente.

No me quitaba nunca la vista, siempre estaba ahí, sentado en su viejo asiento, balanceándose, observándome cual tigre a su presa. Su casa parecía mucho más antigua que la mía, y estaba mucho más descuidada.

Día tras días, año tras año, ahí estaba él, espectante para verme salir.

Cuando tenía 10 años, nos disponíamos a ir en el coche otra vez al pueblo. Mientras mis padres comentaban que el primo de mi madre siempre parecía estar enfadado, yo añadí que también estaba siempre enfadado el vecino de enfrente del pueblo. Tras mi comentario, mi madre se giró para hablar conmigo mientras mi padre seguía conduciendo.

  • Mi madre: ¿Qué señor y de qué casa de enfrente?
  • Yo: Justo la casa de enfrente de nuestra casa, hay un señor mayor, que siempre me saluda desde su ventana, y parece estar siempre enfadado. Le veo todos los años que vamos, siempre me saluda, aunque nunca le he visto por la calle. (Mi padre dió un frenazo, y aparcó el coche en el arcén al oir mis palabras)
  • Mi padre: No puede ser, no te inventes las cosas.
  • Yo: Que no me invento nada, que me saluda siempre.
  • Mi madre: Hijo, en esa casa no vive nadie. Hace 17 años que no vive nadie. Sus habitantes, una pareja de ancianos, murieron, y desde entonces no la habitado ninguna persona.

Me entró un escalofrío que me recorrió toda la espalda. Me callé. Mi padre arrancó el coche pensando que me lo había inventado, al igual que mi madre. Hasta llegar al pueblo no dije nada.

Una vez en el pueblo, nada más entrar, me fijé, pero no estaba el vecino que siempre me miraba. Al poco rato, salí, como de costumbre, a jugar a la calle y ahí estaba el señor que día tras día me observaba. Y me saludó. Esta vez no le devolví el saludo, mientras otro escalofrío me recorrió entero. Acongojado, entré en mi casa, y les dije a mis padres que salieran a ver al vecino. Extrañados por mi cara de asombro y de miedo, me acompañaron. No había nadie tras la ventana. Les dije a mis padres que tenía miedo, y que sí que había visto a un señor mayor, y se lo describí.

Mis padres, me metieron en casa y se pusieron a jugar conmigo. Al ver que no le daban importancia a eso, se me pasó la tarde muy rápido, me lo pasé muy bien.

Por la noche, cuando ya estábamos en la cama, escuché a mis padres hablar del tema del vecino. Estaban sorprendidos de que la descripción que yo les dí, coincidía con las características del difunto vecino de enfrente.

Esta vez el escalofrío que sentí fue más fuerte que los anteriores. No quise escuchar más y me dispuse a dormir. Lo conseguí.

A media noche, un ruido me despertó. Abrí los ojos, y delante de mi cama, estaba el vecino al que tantas veces había saludado, y que mis padres decían que estaba muerto. No podía dar crédito a mis ojos. Ahí estaba, sentado en mi silla del escritorio, mirándome, con cara de enfado. Intentaba gritar pero el miedo me silenció la boca. El mismo ruido que me despertó, también lo hizo con mis padres. Entraron en mi habitación, y esta vez sí, vieron al vecino. Le increparon que qué hacía a esas horas en nuestra casa sin permiso. No respondió. Tras mis padres, ví aparecer otra persona. Era una anciana. Entendí que sería la mujer de mi vecino. Seguía sin poder abrir la boca, pero señalé. Mis padres se dieron la vuelta, y en claro estado de miedo y nervios, empezaron a gritar, sin conseguir ningún resultado.

La anciana, que nunca daba la cara, mirando hacia abajo, con los pelos largos canosos hacia delante, seguía avanzando, mientras el anciando miraba la escena. Yo estaba inmóvil, pero mi padre intentó forcejear con los ancianos. Nada pudo hacer. La anciana, en un gesto de ira, levantó la mirada y empezó a gritar poseída. Se le veía toda la cara comida por los gusanos, podrida. Mientras mi madre se desmayaba, mi padre me cogió con fuerza gritando que se fuesen, que nos dejasen en paz.

Y el viejo vecino de enfrente, que en todo momento estuvo callado, se pronunció.

  • Anciano: Debería enseñarle modales a su hijo. Siempre se ha de saludar cuando un anciano te saluda. Son la sabiduría y la experiencia en persona, se les ha de tener un respeto.

Los dos ancianos se desvanecieron como si de una nube se tratase. Mi padre, extasiado, fue a despertar a mi madre, y esa misma noche nos fuimos del pueblo.

Mis padres llamaron por teléfono a los vecinos del pueblo que más confianza tenían con nosotros, preguntando por los vecinos, y todos coincidían que hacía 17 años que no vivía nadie en esa casa. Mis padres, sorprendidos, se lo intentaban explicar, pero nadie les creía. Era curioso, que la única pareja del pueblo que tenía hijos, fueran los únicos que visualizaran esos espectros.

No volvimos al pueblo en años.

Cuando tenía 13 años, volvimos al pueblo, no sin miedo. Al llegar no había nadie en la ventana de la casa de enfrente.

Volví a salir a la calle a jugar, y...ahí estaba el vecino, mirándome jugar con la pelota. Me lanzó con su cara malhumorada un saludo, que no dudé en devolver.

Nunca hemos vuelto a tener problemas con ellos. Año tras año vamos al pueblo, y siempre está allí el anciano, mirándome jugar, y saludándome.

Nunca nos hemos atrevido a entrar a su casa. Pero este fin de semana, volveremos al pueblo, y esta vez sí, entraré a esa fantasmagórica casa para averiguar algo más sobre el extraño suceso que verano tras verano nos envuelve en una anormal sensación.

Os mantendré informados.

viernes, 21 de agosto de 2009

...mojo y mojito (padre e hijo)

Érase una vez, en las Islas Canarias, había un señor de buen ver llamado Mojo y de apellido Picón. Era muy atractivo, muy guapo e incluso decían las féminas que estaba muy bueno. Tenía un punto picante que le hacía sentirse deseado por toda mujer que se preciase.

Mojo Picón siempre estaba de flor en flor, hasta que un día se enamoró. La mujer afortunada se llamaba Papa y de apellido Arrugá. Papa era una mujer que era un poco mayor que Mojo, pero tenía mucha experiencia en las relaciones, y supo hacer de Mojo un hombre. Siempre estaban unidos, siempre felices, y por eso decidieron casarse.

De luna de miel se fueron a Cuba, y les gustó tanto que decidieron quedarse allí durante un año más. Cuando transcurriese ese tiempo, volverían a las Islas Canarias. Durante ese año tuvieron un retoño, al que llamaron Mojito.

Al poco tiempo, Mojo empezó a verse con más chicas que su señora. Y curiosamente todas se llamaban Papa. La mujer de Mojo se enteró y quiso divorciarse. Mojo no opuso ninguna resistencia, pues...sabía que tenía Papas para rato. Si no fuese una, sería otra. Y siempre estaba con ellas, no le importaba el divorcio para nada. Papa se fue con su hijo Mojito, pero cuando éste cumplió la mayoría de edad decidió irse a vivir su vida.

Mojito era una persona inmadura, estaba muy verde para la vida. Era una persona muy calurosa, por eso siempre se bañaba sobre cubitos de hielo bien picados. Se creía el centro del Universo, y tenía un truco para flirtear con las mujeres. Se echaba hojas de hierbabuena (o menta en su ausencia), y unas gotitas de lima. Este elixir provocaba que todas las bocas féminas le deseasen, y él no decía que no.

De Mojo poco más se sabe. Sigue con sus Papas, siempre unidos. De la exmujer de Mojo, la señora Papa, se sabe que encontró otro señor de carácter más apacible que Mojo Picón. También se llamaba Mojo, pero se apellidaba Suave. De Mojito...qué decir de Mojito, que sigue viviendo la vida. Se dice que ha vuelto a su Cuba natal.

Y este es el orígen del Mojo Picón con Papas Arrugás, y del Mojito.

jueves, 20 de agosto de 2009

...culos

La palabra culo puede ser malsonante, puede herir la sensibilidad de algunas personas con las que hables del tema, puede molestar e incluso irritar, es más, incluso depende donde la uses, puede llevarte a la muerte. Pero, en definitiva, no es más que una parte de todo cuerpo humano, al igual que el codo, el dedo gordo del pie izquierdo, la junta de la trócola y el esternocleidomastoideo.

El culo suele estar formado por dos nalgas y un elemento oscuro, del cual se desprenden unos gases que, al igual que hacen las mofetas, es utilizado para atacar al enemigo en caso de verse acorralado. También, emanan de este elemento oscuro unos elementos líquidos o sólidos, depende del día y de lo que se haya ingerido, que también suelen ser ligeramente malolientes. Sobre todo, si estás enfermo, o si has ido de fiesta la noche de antes. En ambos casos, las sensaciones y los síntomas son los mismos.

El culo es una parte del cuerpo muy importante cuando es utilizada en los mejores momentos del día, como cuando te sientas o te tumbas. Aunque, realmente, es utilizada en todo momento, y si no lo creéis, centraros un día en el movimiento de vuestros culos durante cada uno de los segundos que estéis junto a él. Veréis que siempre está en acción, nalga arriba, nalga abajo, nalga arriba, nalga abajo, y así sucesivamente, durante todo el día.

Hay culos bonitos, feos, peludos, suaves, llenos de granos o tersos y llenos de dulzura y amor.

Según me cuentan algunos amigos, hay películas en las que el culo de los actores/actrices es el elemento central de la película, pero... ¿cómo puede ser eso? ¿Una hora y media de culos? Algo harán con esos culos los actores/actrices para que tenga algo de argumento ¿no? Aunque, recuerdo que también me decían mis amigos que ese tipo de películas no tenían argumento... No sé cómo será eso. Pero...realmente... hay culos en los que te quedas mirando rato y rato, sin hacer nada más que mirar, y ves como estando quieta la persona que se lo miras, o estando en movimiento, sólo te fijas en eso, el resto del mundo no existe...hasta que te pegas un tortazo contra una farola, un banco, o similares.

Por un mundo con culos!

martes, 18 de agosto de 2009

...el primer aniversario de Hoy Hablaré De...

Me llena de orgullo y satisfacción que este blog haya cumplido ya un añito.

El nuevo año ha sido celebrado realizando el concurso de cabeceras, y si realmente voté a la ganadora, fue porque tenía cacahuetes de fondo, algo que me hizo emocionar. Ya que son mis inicios. Todo empezó de la forma más humilde posible, hablando de cacahuetes, y poco a poco este blog empezó a ser visitado por más y más gente, pasando de hablar de cactus a hablar de Cote.

Sin duda, hoy en día, este blog está reconocido mundialmente por el selecto grupo de intelectuales, como uno de los más prestigiosos blogs, pero eso no se me ha de subir a la cabeza, y he de mantener los pies en el suelo, puesto que he de ser fiel a mi infinito grupo de seguidores.

Y como homenaje a mi mismo, indico a continuación, lo que a mi modo de ver, son mis 10 mejores entradas, ya sea porque me parecen divertidas, ya sea porque son las que más me las he currado, a ver si durante el próximo año, alguna de mis entradas futuras supera a alguna de éstas en el ranking.

Top 10 (y no en este orden) a mi modo de ver de entradas de Hoy Hablaré De:

Y a tí, ¿cuál es, a tú modo de ver, la mejor entrada de este blog?

Feliz Blogoversario a mi blog.

lunes, 17 de agosto de 2009

...mis frases preferidas de cine sin contar las que no me acuerdo

Mi nombre es Máximo Décimo Meridio,

comandante de los ejércitos del Norte,

General de las legiones Fénix,

leal servidor del verdadero Emperador Marco Aurelio,

padre de un hijo asesinado,

marido de una mujer asesinada,

y voy a vengarme en esta vida o en la otra.

Gladiator.

--------------------------------------------

Gran espíritu creador de toda vida,

un guerrero va hacia tí rápido y directo como una flecha lanzada al sol,

dale la bienvenida,

y déjale ocupar su lugar en el fuego del consejo de mi pueblo,

es Uncas,

mi hijo,

dile que tenga paciencia,

y pídele a la muerte que venga porque todos están ya contigo menos uno,

yo,

Chingahook,

el último mohicano.

El último mohicano.

--------------------------------------------

No son frases cómicas, son frases emotivas, épicas, históricas, legendarias. Es posible que haya más, pero ninguna me llenará tanto como esas dos. Hay otros momentos de otras películas que son igual de intensas que las que aquí se narran, pero, no tienen frase....como por ejemplo cuando en Braveheart muere William Wallace, y se ve a Stephen (el loco irlandés) bajar sus párpados en señal de resignación. Y hay más momentos, pero...esta entrada va de frases ¡coño!

Y ahora frases coño:

Coño, coño, coño, coño que mamón, coño qué mamona.

Mierda, mierda va por el ojete, 1, 2, 3, 4,

hierba guay, hierba guay, pilla coca, pilla birra, pilla birra, birra, birra, birra.

Lía trompas, fuma mais ¿quién fuma mais? ¡YO FUMO MAIS! Lio mais y fumo…

Jay y Bob el silencioso contraatacan

--------------------------------------------

Y mañana el cumple de mi blog!

viernes, 14 de agosto de 2009

...el ganador del I Concurso Internacional de Cabeceras del Blog Hoy Hablaré De...

Tras una emocionantísima encuesta en la que han participado miles de personas, y que al final el ganador ha aventajado al segundo, al tercero y al cuarto por tan sólo un único voto, he de comunicar quién de todos los participantes ha sido el ganador.

En cuarto lugar, con 5371 votos se sitúa... Incongruencia por Jacinto Tinto.

En tercer lugar, con el mismo número de votos que Jacinto, se sitúa... Deportes por J.J.Cantos.

En segundo lugar, con el mismo número de votos conseguidos que los anteriores, se sitúa... Simplicidad por Cote.

Y por fín, en primer lugar, y con 5372 votos, ha logrado ganar el I Concurso Internacional de Cabeceras 2009 del Blog Hoy Hablaré De... y con ello el respetable honor de ser la cabecera durante el próximo año de este entrañable blog, la cabecera... Todo por Bagaratos.

Por parte del equipo del Blog Hoy Hablaré De... nuestra más sincera enhorabuena.

P.D.: El número de votos reales de cada una de las cabeceras en realidad está abultado en 5370 unidades. Los concursantes no pueden alegar nada en contra de esta votación porque exceptuando el ganador, todas las demás cabeceras son del autor de este blog. El autor del blog ha realizado ese número de cabeceras por la excesiva ausencia de participación, para que pareciese que este blog era importante. En realidad este blog es una mierda como ha quedado patente en este concurso. La cabecera ganadora ha sido modificada al antojo del autor del blog, ¿algún problema? Mi más sincera enhorabuena al ganador, que con su voto y el mio a su cabecera, suman más que cualquier cabecera. ¿Es mejor que las demás? Nadie lo sabe, sólo sé que...en el 2010...habrá el... II CONCURSO DE CABECERAS DEL BLOG HOY HABLARÉ DE... Empieza a crear la tuya!

jueves, 6 de agosto de 2009

...y si pudiésemos guardar la partida antes de morir

Si se pudiese guardar la partida antes de morir yo habría hecho muchas locuras...

Una de ellas sería haber seguido comiendo de aquel surtido de galletas caducadas hace unos 4 años. Estaban algo duras, pero no estaban malas. Empecé el paquete y me comí unas 25 galletas... hubiese seguido, pero mi tripa me decía....ARRRRGHJ. Si hubiese seguido hubiese muerto, pero si se pudiese guardar la partida....

Otra sería tirarme por un puente muy muy alto, y sentir como se sienten los pájaros al volar durante unos segundos, hasta que mis sesos se desparramasen por el asfalto del suelo. Pero como habría guardado la partida, no pasaría nada.

Otra sería ir por la noche, sólo sin llamar la atención, cerca de un grupo violento de la calle, y observar quien es el cabecilla, y sin muchos miramientos, como si no fuese conmigo la cosa, le daría una patada en los huevos. Lógicamente entre todos me matarían. Pero merece la pena sentir darle una patada en los huevos a un gilipollas (lógicamente si has grabado la partida antes de hacer esa locura y morir).

Y hay muchas más cosas que haría si pudiese grabar la partida, y os las contaría, pero tengo hambre... Esperemos que los informáticos del futuro sepan como crear un sistema de guardado de partidas para poder hacer esas locuras.

sábado, 1 de agosto de 2009

...embriaguez

Multa por estado de embriaguez. Pague 4000 a beneficiencia.

Así más o menos rezaba una tarjeta del maravilloso juego del Monopoly, al que más o menos todos hemos jugado. De pequeñajo no sabía qué significaba "embriaguez", pero era una palabra que molaba. Más tarde, ya sabía qué significaba, se trataba de un estado que te provocaba la ingesta del alcohol. Más tarde ya sabía lo que era jugar al Monopoly en estado de embriaguez, y admito que está muy bien, si todos van igual que tú, claro.

La embriaguez te hace hacer cosas que de normal no harías, como... escribir una entrada un sábado a las 22:23. Creo que es la única cosa que te hace hacer que no sea normal. El resto sí que lo haces de normal: bailar, hablar con aquella persona que no te atreves, reirte...

Coger el puntillo es lo mejor. El puntillo es esa sensación en la que eres consciente en todo momento de que vas contentillo, de que te atreverías a hacer muchas cosas, de que te ríes de tí mismo, de que te da un poquillo de vueltas la cabeza, pero que todo es alegría, diversión y respeto por las personas a las que le apetece hacer flexiones a las 0:35 de la noche en medio de la zona más transitada de la zona de fiesta. Una vez que pasas el puntillo... mola, pero menos. Por que la mitad de las cosas te las tienen que contar, a lo mejor no ha sido tan divertida la noche, aunque a tí te parezca que sí.

Lo que más gusta es coger el puntillo sin buscarlo. Te vas a tomar algo a un bar tranquilito en una terraza por la noche, y te pides, sin haber tenido una gran cena, una cervezuela de estas con alta graduación...leáse una Grimbergen. Y vaya, estás teniendo una conversación con tus amigos de lo más animada, y vas notando que te desinhibes, que las cosas las cuentas con más alegría, que lo ves todo de una forma más animada, que te ries, que disfrutas. Y te pides otra. Y las cosas las ves desde otra perspectiva. Todo mejor, todo más animado. Que sí, que podría haberme pedido un zumo de melocotón, y lo podría ver todo igual de animado, pero... me apetecían esas cervezas.

Vivan las cervezas y la madre que las parió.

Pero hay que saber beberlas. Se ha de coger la pinta con la mano derecha o izquierda, según seas diestro o zurdo, se ha de elevar la mano a la altura de la boca y acercarla, se ha de girar la muñeca para que el contenido de esa preciosa, fresca, maravillosa y superior pinta de cerveza se introduzca tu en boca, y recorra tu seco gaznate, y sientas que las vas bebiendo con gusto, placer y gozo. Le pegas un buen trago, y dejas la pinta en la mesa. Y por último se ha de secar la comisura de los labios de los restos de cerveza, con la mano.

Posiblemente ya sepas como se ha de beber una cerveza, y cualquier tipo de bebida alcoholica, posiblemente no cuente nada nuevo, pero es que...¿Qué esperabas de un autor que ahora lleva unas cervecitas en el cuerpo y va feliz?

Lógicamente si repites el acto de beber una pinta tras otra, llegas al estado de embriaguez. El estado de embriaguez es superior al estado de puntillo. Es como que haces el ridículo sin darte cuenta pensando que eres el centro de atención. Posiblemente el autor de esta entrada haya ido en ese estado en algún momento de su vida, pero...esa es otra historia. Lo que importa es que soy feliz y que voy con el puntillo, pero... no podré mantenerlo...¿Por qué?

La respuesta es bien sencilla. Quiero seguirlo, quiero salir de fiesta, hay un concierto de P.M. al aire libre, esta noche, de percusión con xilófonos y marimbas que han ensayado esta tarde y me ha encantado. Tenían una marcha increible...Se llamaban Steel Band de Montagnac (Francia). Pero...no hay nadie para verlo conmigo!!! Si fuese al lado de mi casa, iría sólo, pero...está un poco lejos y hacer el camino sólo amarga. Malditas vacaciones de la gente que suele salir contigo.

Y no me despido sin antes decir adios.