lunes, 5 de octubre de 2009

...cuando en un sueño tienes un orgasmo, en ese momento, en la realidad, tienes un orgasmo

Recientes estudios realizados a cientos de miles de personas por la Universidad de Moi (para el que no sepa francés "Yo". Suce moi la bite *), aseguran que, si tienes un sueño en el que tú tienes un orgasmo, en la realidad lo estás teniendo.

En el caso de ser fémina no existe ningún problema, puesto que se tiene un orgasmo y seguirás placentéramente durmiendo. Pero en el caso de ser un hombre... tu pijama dará fé de que, realmente has tenido un orgasmo. Dependerá en gran medida de la rapidez con la que te despiertes para que, el elemento extraído de forma natural se encuentre más o menos pegado entre tu pijama y tú. Si eres raudo y veloz, podrás levantarte y lavarte el elemento en cuestión sin sentir molestia alguna. Pero pobre de tí si te das cuenta al cabo de las horas. Encontrarás algo que se encuentra entre el pijama y tú, que os mantiene unidos, y que si intentas quitarte el pijama, deberás hacerlo a tirones notando un dolor ligeramente intenso, como si te tirasen de la piel de tu zona más íntima. Tras cagarte en todo, sentir el dolor y lavarte, intentarás recordar qué sueño ha provocado este desastre, y tras ello, una sonrisa aparecerá en tu boca.

No tiene porqué tratarse de poluciones nocturnas. Estos sueños húmedos de los que hablo pueden surgir teniendo o no teniendo almacenados una gran cantidad de soldaditos. Y siempre vienen acompañados de sueños eróticos... o un poco más subidos de tono.

Más te vale que tengas pocos soldaditos dispuestos a salir en busca de su presa, porque como tengas muchos, y además tardes en darte cuenta, el dolor y la sensación serán recordados... etérnamente.

Si eres un hombre que vive sólo y que gestionas únicamente tú las labores de casa, como poner la lavadora, no tendrás problemas mayores. Pero si eres un adolescente con las hormonas alteradas y es tu madre quien tiene que poner la lavadora...asegurate de que no se dé cuenta de que tu pijama está ligeramente sucio y con un olor característico, que muy probablemente sepa de qué se trata. Seguramente no pase nada, pero si tu madre te quiere buscar las cosquillas, pasarás una ligera vergüenza, y tu madre sonriendo.

  • Hijito, estoy poniendo la lavadora para ver si hay que lavar algo a mano y he visto esto ¿qué has hecho con el pijama?
  • Ummmmm, ¿por qué lo dices?
  • ¿Esta mancha tan grande de qué es?
  • Ummmm, eeeeehhh, ummmm, yogur.
  • Pero si anoche no tenías esta mancha cuando te lo terminaste.
  • Estooooo, es queeeee...me he levantado a media noche con hambre y...se me ha caido.
  • Ya claro, y....este olor, ¿de qué sabor era el yogur?
  • Ehhhhh, ummmmm, estooooooo, natural, muy natural.
  • Ya. Bueno no pasa nada, ya lo lavaré, si es yogur se irá sin restregar. Por cierto, con este tipo de yogur ten mucho cuidado cuando te lo comas cerca de alguna chica, no se te caiga encima de ella. Ten mucha precaución.
  • Ehhhhh, ay va! el bus del cole! adios!
*Mensaje subliminal

2 comentarios:

Menda. dijo...

Ay, Cote!!! Qué suerte ser chica, jajajajajaj.

Tani dijo...

Ay que divertidooo, me imagino que es otra typical Cote´s research... muy ilustrativa! Como no soy hombre no tomo nota, sólo me río de sus peripecias

Beso