jueves, 19 de noviembre de 2009

...el espeluznante caso del hombre que sabía mandar

Situémonos temporalmente en la antigua Arabia. Según unos pergaminos, rescatados de la vetusta biblioteca de Alejandreta por el doctor británico Sir Arthur McAndrew, existía por aquella época, un hombre llamado Al Nouzha, que fue un famoso jeque que estaba al mando de una extensa tierra.

Cuenta el pergamino que Al Nouzha sabía mandar, no era cruel con sus lacayos, no se quedaba con todo el dinero de sus súbditos sino que lo destinaba a mejorar todo lo relacionado con su tierra, no tenía casos de corrupción, no gritaba nunca a sus más directos sirvientes, siempre era amable, y aunque algo hubiese salido mal sin ser su culpa, se hacía responsable directo y con eficiencia y saber estar, lo arreglaba. Si algún poblado extranjero le quería conquistar sus tierras, él se personaba diréctamente en el palacio del lider de dicho poblado, y con suma labia le aconsejaba que no era buena idea ni para él ni para sus súbditos, pues moriría mucha gente inocente y se quedaría debilitado su ejército, y si otro poblado les quisiese atacar no tendrían con qué defenderse.

Nunca tuvo problemas, nunca se habló mal de él. Según el registro de personas que saben mandar, que se encuentra en Washington actualmente, es el único inscrito en toda la historia de la humanidad. No deja de ser espeluznante este misterioso y extraño caso. Lógicamente este personaje ya no vive, porque murió a los 34 años de una luxación en el dedo índice de la mano derecha (es que estaba muy debilucho porque no se alimentaba muy bien).

Hoy en día todos los líderes de alguna cosa, por pequeña que sea, siempre hacen algo que no es digno de un líder. Corrupción, guerras, engaños, extorsión, malversación, maltrato psicológico, entre otras cosas, son el día a día en esta sociedad. Hasta yo miré mal una vez a un súbdito mío por tirarme aceite hirviendo, sin querer, a los ojos mientras yo estaba siendo operado de miopía por un cíclope tuerto.

3 comentarios:

Menda. dijo...

Hoy en día, lamentablemente, no duraría un asalto. Ains, Cote, que jartita estoy de este mundo, y del Carrefour, y de la crema de áloe.........

S. dijo...

y lo hicieron santo?eso sí que es un hecho extraño

EURICE dijo...

Vaya que es raro el caso...aún estoy pensando la historia y ni se que decir.
Bueno pecador semanal, S me ha traido hasta aqui y me ha gustado lo que he leido.
Un saludo y buena semana.