viernes, 8 de enero de 2010

...mandarinas

Tiempo ha pasado desde que en mi mente ronda el pensamiento de aquella mandarina que me enamoró. Tan naranja, tan redonda....

Sí amigos, sí, la mandarina, menospreciada e infravalorada por algunos, a mí me tiene loquito. Y su cualidad que más me gusta es su olor. Su perfume que te envuelve las manos conforme vas quitándole la cáscara, y va llegando a tus fosas nasales, y tu mente se desinhibe conforme las oleadas de su fragancia van siendo despojadas de su cuerpo e introduciéndose por el tuyo.

Me encanta que el olor de las mandarinas me dure en los dedos, me encanta volver a olerlos tras pasados unos minutos de haberme comido una de ellas, y recordar lo que me hace feliz.

Ay... sustituiría todos los malos olores por el de la mandarina. Imaginaros llegar a casa después de una fiesta, y no apestar a tabaco, si no a agradable mandarina. Y ver que el olor que sale de los cigarrillos no huele mal, sino que destila una fragancia amandarinada estupenda y genial.

No sé por qué, pero siempre que me siento vacío por dentro, o es día de invierno frío, me apetece comerme una preciada mandarina con su sutil olor. Su perfume me hace sentirme más fuerte.

Probarlo. Y lavaros las manos pasados unos minutos, dejar que el aroma de vuestros dedos os recuerde a la mandarina y os traiga gratos recuerdos. Yo he escrito esta entrada con una sutil fragancia en mis dedos, y es maravilloso.

4 comentarios:

Tani dijo...

Tu también has estado escuchando a Nirvana??? jajaja
estás inspirado compadre, pero tienes razón, el fresco e intenso aroma de las mandarinas es delicioso.
Besillos salpicados de brisa de mandarina

Stultifer dijo...

Hace muchos años, en una cena, hice una declaración de amor con una mandarina en la mano. Simplemente la había mondado para dársela a alguien que me tenía enamorado. Y si. Ese olor impregnó toda la habitación.

S. dijo...

Me ecantan las mandarinas,pero sin huesos,me gusta su olor mientras me las como,quitarles el pellejito y metermelas en la boca.Saborear su jugo cuando de estrella entre mis dientes.Oye que estoy hablando de mandarinas eh?que puede parecer otra cosa...

Bagarator dijo...

Lamentablemente las mandarinas han perdido bastante sabor y aroma, vamos como prácticamente toda la fruta.