jueves, 25 de febrero de 2010

...escondite

Llevo 3 minutos escondido aquí.

Huía de aquel astuto policía y encontré este escondite. Dudo que me encuentre aquí. Yo a él le veo como se acerca, pero sé que él a mí no me ve. Lo sé porque sus pies están a pocos centímetros de mí, pero no hace nada por cogerme, y sé que tiene ganas de detenerme. Lo sé porque acabo de disparar a su compañero en la pierna mientras yo huía de aquel frustrado atraco en la joyería. Y cuando disparan a tu estimado compañero lo único que deseas es vengarte y coger al autor. El autor soy yo y lo único que deseo es huir.

Quería robar aquella joyería porque necesitaba el dinero para alimentar y cuidar a mi enferma familia. Me despidieron del trabajo en el que llevaba toda mi vida sin contrato y no tengo derecho a paro. Estaba desesperado y quería que mis dos hijos sanasen de esa extraña enfermedad que sólo se cura con operaciones muy caras en el extranjero. Mi mujer murió hace 4 años. Ahora he de cuidar de mis descendientes y de mis padres y suegros, que ya no se encuentran en edad laboral. No podía con esta situación. Sólo quería tener a mi familia feliz aunque con eso tuviese que atracar una joyería, aunque los dueños no tuviesen ninguna culpa. Pero el atraco me ha salido mal, cosa que es normal ya que no tengo ninguna experiencia.

Angustiado por la extrema situación me he escondido aquí. El policia se va corriendo para encontrarme en otro sitio.

La desesperación y un ataque de ansiedad me han hecho esconderme aquí. Y este escondite es para siempre. Lo siento hijos míos por haberos dejado sólos en este mundo, sé que me he equivocado, pero la situación me ha llevado hasta aquí. Al fondo del río en el que, voluntariamente, me he tirado con todos los bolsillos llenos de piedras y portando una gran piedra entre las manos para no salir a flote y quedarme aquí para siempre.

Llevo más de 10 minutos escondido en el mismo sitio, pero a los pocos ya he perdido la conciencia y ahora veo a mis pobres hijos desde mi cielo. Os quiero.

4 comentarios:

S. dijo...

Cote,qué bien escribes.
Me has dejado muda.
Te aplaudo.

Stultifer dijo...

Hombre, si necesitaba dinero para dar de comer a su familia, mejor hubiera sido que hubiera robado en el carrefour, que por lo menos, si le pillan, no le meten en la cárcel y no tiene que matar a nadie... ¡Estos ladrones!

Darthpitufina dijo...

Y olé.

Tani dijo...

Mi Cote (sito) pasaba a a agradecer por tus palabras de apoyo y solidaridad en mi blog. Poco a poco estoy leyendo de nuevo los blogs amigos y no podía dejar de pasar por aquí, si eres de mis chicos consentidos.

Tu relato de hoy me deja impactada, siempre he pensado que tienes una habilidad muy particular para escribir relatos cortos, pero el de hoy desborda emociones, intriga, tristeza. Te luciste, de verdad.

Te dejo muchos besos, mi vida