jueves, 25 de marzo de 2010

...aquellas mierda entradas que se escribieron pero que nunca llegaron a publicarse (6)

Y finalizamos de una santa vez la sección que menos alegrías me ha dado en la vida que lleva dándome el coñazo este blog. ¿ Y qué mejor manera de terminar la sección que con la última mierda entrada que se escribió pero que nunca llegó a publicarse? Disfrutarla en la medida de lo posible (posibilidad del 0%).

Aquellas mierda entradas que se escribieron pero que nunca llegaron a escribirse (6)

Entrada que data del 12 de diciembre del 2008.

El color amarillo en mi vida

Amarillo. ¿Existe algún color con más connotaciones? Posiblemente el rojo (el profesor de historia es un rojo)...y el negro (ese presidente americano lo tiene muy negro para levantar el país)...y el blanco (ese ex presidente americano es blanco...y tonto)...Bueno, sí, existen colores con más connotaciones, pero...hoy voy a hablar del color amarillo, y de alguna manera tenía que empezar esta entrada.

Amarillo es el color de mis zapatillas de futbol sala. Amarillo es un color del arcoiris. De amarillo tiño mi calzoncillo cuando los pelos me pillo (rima sencilla sin ningún tipo de valor gramático ni realista).

Mire por donde mire veo algo de color amarillo. Un post-it, un tanga de la chica que se sienta en frente, un fluorescente. Cosas de la vida cotidiana, sí, pero, amarillas, y decidme, ¿no es eso lo que importa? En esta vida el amarillo debería predominar más, es por ello por lo que pido que haya más restaurantes chinos.

Me gusta el color de las camisetas amarillas, el color de las zapatillas amarillas, el color de la ropa interior amarilla a ser posible llevada por una atractiva modelo sueca, que son más amarillas que las demás, por lo de rubia... (no es necesario reirse...).

En fín, mucho hablo de que me gusta el amarillo, mucho hablo sí, pero en mi vida tengo pocas cosas amarillas. Así que desde aquí hago un llamamiento a todos los lectores para que se pongan de acuerdo, y creen una sociedad sin ánimo de lucro para recoger fondos para comprarme cosas amarillas, y no valen cosas que tenga, que a saber son:

  • Zapatillas de futbol sala.
  • Camiseta oficial del equipo de futbol del Villarreal.
  • Camiseta oficial del equipo de la selección de Brasil.
  • Camiseta con una frase hecha por mí que pone "no se me ha ocurrido nada mejor que poner en esta camiseta", y que llevo de forma orgullosa.

Como habréis podido comprobar, esta entrada es un poco amarillista.

4 comentarios:

Stultifer dijo...

Amarillo que te pillo

S. dijo...

Es que el amarillo no pegggaaa con mi pelo sabes??o sea,no me va.
Pero me encantan las paredes pintadas de amarillo,mi canario piti V que era amarillo,los ojos de los lobos amarillos,mi pelo amarillo,las páginas amarillas,el submarino amarillo,los árboles amarillos,el limón del cubata,la mantequilla,el sol,tú de amarillo y por supuesto esta canción:
escucha

S. dijo...

Y la cerveza!!!!!

Tani dijo...

Amarillo, pollo, jejeje. No se que decirte, sólo que durante varios años el amarillo fue mi color.
Besotes, vida.