jueves, 6 de mayo de 2010

...y sin embargo te quiero

"

Tú que me has quitado lo que más quería. Tú que me estás quitando lo que más quiero poco a poco pero con convencimiento y con conocimiento. Tú que me lastimas cuando se te antoja. Tú que me ignoras y me evitas. Me has hecho llorar, me has clavado puñales, nunca me has dado ninguna alegría.

Tú que has ido eliminando a mis seres más queridos de la forma más cruel conocida. Has usado tus armas para matarlos a todos y también para irme matando poco a poco a mí.

Sabes que haces mal y que me estás provocando daños irreparables que ni el tiempo solucionará. Has sido consciente de arrancarme la vida sólo porque se te antojaba.

Mataste a mis padres, asesinaste a mis hermanos, y ahora hete aquí, clavándome puñales día a día hasta que mi vida diga basta.

Desde el primer día que te conocí supe de tu crueldad. Aquel gato no merecía que le descuartizasen de tal manera, no te hizo nada. Te han castigado, te han metido en la carcel pero no te arrepientes de lo que haces. ¿Qué podemos hacer contigo? Lo hemos intentado todo. Psicólogos, medicinas, verdaderos expertos de la materia, tranquilizantes... todo... ¡todo! Pero no cejas en tu empeño de ser malvado e intolerante.

Tú que has usado el dolor físico a la perfección y has provocado un dolor psicológico sin precedentes. Has hecho acoso, has calculado tu siguiente acción al milímetro. Primero eliges tu víctima, luego le agobias con terror psicológico y posteriormente a su familia, para después matar a todos. Y eso es lo que hiciste con mi familia pero a mí no me matas, ¿por qué?

Tú que gozas viendo sufrir a la gente y llegas al orgasmo haciéndome sufrir a mí. He de decirte que basta, que no lo soporto más, que no seas cruel con nadie ni conmigo. Por favor.

A pesar de todo lo que me has hecho... te quiero.

"

-Carta de su corazón a su cerebro

3 comentarios:

Stultifer dijo...

El cerebro y el corazón nunca se llevaron bien.

Tani dijo...

El cerebro me parece absolutamente exitante, pero el corazón es fundamental para ser feliz, no cambiaría a ninguno de los dos.

Besos cielo

p.d. Y eso que el cerebro debe estar muy hábil con su Brain Training nuevo!

S. dijo...

Nunca le hecho cuenta al cerebro...así me va como me va