miércoles, 9 de junio de 2010

...dí buenas noches, no adios.


  • Él: Hola, disculpa, hoy te he visto en mis sueños.

  • Ella: ¿Qué? Pero si no me conoce de nada, déjeme.

  • Él: Sí, te he visto, eras tú. Mi sueño era muy real, te veía y éramos felices pasando nuestra vida juntos.

  • Ella: Pero que no, déjeme o llamo a la policía.

  • Él: Déjame que te cuente y luego te dejo ir.

  • Ella: De acuerdo, pero no se acerque más.

  • Él: Era un sueño sobre nuestras vidas. Nos conocíamos a los 21 años, y tras varias semanas intentando conquistarte, accedías a que fuésemos novios. Durante esos días de conquista, te regalé rosas, te dediqué canciones en la radio, te escribí poemas, te hice saber que eras la persona que más quería en mi vida. Me enamoré desde el primer momento en que te conocí en aquella fiesta de un amigo común. Al principio me resultaba dificil mostrar mis sentimientos, pero después demostrarte mi amor era mi forma de vida, era lo único que hacía. Durante el día, durante la noche, pensando y pensando en tí, en qué hacer para conseguirte. Al principio me ignorabas, pero poco a poco fui ganándome un pequeño espacio en tu corazón. Accediste a venir conmigo al cine y elegimos aquella película de amor. No pasó nada en el cine, pero después fuimos a cenar, y sin reparos te miré a los ojos y te declaré mi amor. No dabas credibilidad a mis palabras porque los hombres te habían tratado mal. Pero yo demostré, no sin esfuerzo, que yo era diferente, que yo había nacido para hacerte feliz, para hacerte la vida más facil, vivía única y exclusivamente para y por tí. Después de dos meses conquistando cada parte de tu corazón, lo que te convenció definitivamente de salir conmigo como novios fue aquella forma de demostrarte mi amor. Puse cientos de rosas en el portal de tu casa, y miles de flores preciosas por el suelo para que hicieses tu trayecto de tu casa a la Universidad. Pisabas por ese manto de flores mientras músicos que contraté tocaban aquella melodía que tanto te gustaba mientras andabas. Tras ese tiempo, empezamos a salir, y yo te hice feliz todos y cada uno de los días. Nos casamos, tuvimos 3 hijos maravillosos, y pasamos el resto de nuestros días juntos... hasta que me he despertado. ¿No te suena?

  • Ella: No me suena nada de eso, y ahora disculpa, pero me tengo que ir.

  • Él: Adios amada mía... Adios...

------------------------------------------



  • Él: Lo siento, hijos míos, se ha ido para siempre.

  • Hijo 1: Pero... pero... ¿ha conseguido recordarte? ¿Le has conseguido hacer recordar vuestras vidas juntos?

  • Él: No hijos míos. El alzheimer estaba muy avanzado, y la enfermedad que le ha llevado hasta sus últimos días no le ha dejado vivir más.

  • Hijo 2: Lo siento, padre, tu plan de hacerle recordar vuestras vidas como si de un sueño se tratase, era la mejor manera para recordarte. Al menos, le has contado la historia más bonita jamás contada y vivida, y con esas últimas palabras descansará para siempre. Sé que será feliz allá donde vaya porque así ha vivido gracias a tí.

  • Él: Eso espero, hijos, eso espero, ahora por favor os lo pido, dejadme sólo unos minutos. Nos vemos en casa.

  • Hijo 3: Como quieras papá. Nos vemos allí, pero no le digas adios, dile buenas noches. La tendrás siempre en tus sueños.


4 comentarios:

S. dijo...

Prefiero que me sueñen...me gusta más la historia uno.Pero me has dejado así...agridulce...tristona..

Tani dijo...

No había visto este post, Cotesito. Por cosas como esta (luego de leer la conversación escolar) es que creo que eres bipolar, hummm,no! Un chico creativo y sensible, claro que lo has dicho en las zrostrocientas cosas, pero yo desde antes lo intuí.
Es un relato precioso, la forma en la que él le dice a ella como se conocieron y la descripción de sensaciones que en ellos se despertaban es preciosa. Luego, el final con la intervención de los niños, notar que es real, que ella está enferma y por eso no recuerda, le pone la nota melancólica, muy triste al relato

Te felicito, de verdad eres muy bueno escribiendo.

Un beso enorme, mi Cotesito

Tani dijo...

Olvidé decirte que al final, me recordó muchísimo a "Diario de una pasón", una belleza de película. la has visto? el parecido es intencional?

Además la canción es preciosa para escuchar al final del relato, mientras uno escribe un comentario para ti.

Besillos...

Cote dijo...

Aquí se titula Diario de Noah. Y, digamos que me inspiré un poco en ella. ;)