martes, 27 de julio de 2010

...el cuento de la hormiga y el camaleón

Corren buenos tiempos. La hormiga trabaja y trabaja por la comunidad. El camaleón está ahí tumbado sin hacer nada. La hormiga lucha por ella y por el bienestar de sus congéneres. El camaleón se toca los cojones.

La hormiga mira con lástima al camaleón. - Míralo - piensa la hormiga - ahí tirado, sin hacer nada por construirse un futuro, pudiendo trabajar para poder vivir mejor el día de mañana. Ahora corren buenos tiempos pero... ¿y si hubiese tiempos peores?-.

Llegan peores tiempos y el camaleón pasa hambre, mientras que la hormiga vive genial en su casita y se rie del camaleón que no luchó por labrarse un futuro mejor.

El camaleón toca a la puerta de la hormiga y... se la come.

MORALEJA:

Tú trabaja, trabaja, que llegará un toca cojones y te joderá la vida.

Las hormigas tienen depredadores naturales como el camaleón.

Los humanos también tenemos depredadores naturales... se llaman jefes o políticos.

4 comentarios:

Stultifer dijo...

Ayer le dieron un revés a mi jefe justito en medio de su alma. La cara que puso me es suficiente para alegrarme en mi totalidad las vacaciones.

Darthpitufina dijo...

Juas, como la vida misma.
Cariños.

✿ Belle ✿ dijo...

weeeeno, y tan verdad! yo estoy practicando el "hijop*tismo" porque sinceramente se vive mejor, de hecho llevo tiempo pensando hacer un post sobre ello... a ver si lo concreto. Genial tu post :)

pd. a ver cuando una carrera para acceder a puestos políticos, los que nos "llevan" son unos lelos aprovechados ¬¬

Tani dijo...

Pues justo como lo señalas, es como la vida misma, los políticos y jefes pueden ser unos verdaderos parásitos jodiéndons y viviendo a expensas de uno.

Besos