sábado, 14 de agosto de 2010

...mi vecino del pueblo (VII)

Un año ha pasado desde que relaté los hechos acontecidos aquel mismo verano. Un año desde que pasó lo que conté lo que viví en mi pueblo en la primera, segunda, tercera, cuarta, quinta y sexta parte. Unos hechos escalofriantes y que me llenaron de terror. Y tengo que volver a recordarlos.

Los tengo que volver a recordar porque este fin de semana he vuelto al lugar donde se produjeron los hechos que en capítulos anteriores he contado.

Por el momento no ha habido sorpresas. La casa de mi vecino sigue igual que como la dejé el año pasado, precintada por la policía, pero sin ninguna vigilancia. He querido mirar al interior por la ventana desde la calle y no se ve nada raro, lo cual me alegra.

No se permite el paso al interior, y parece que nadie lo ha hecho durante este tiempo, pero... yo sé por donde entrar sin que me vea nadie, ni siquiera ningún vecino cotilla, como lo era la señora Adela, que en paz descanse tras aquella amarga experiencia para ella, pobre mujer. Y sin que me vea ningún policía como los dos que perdieron la vida aquel día, esta noche entraré a la casa.

Sí, quiero volver a entrar a la casa de los horrores, quiero volver al lugar donde ocurrieron esos actos escabrosos y paranormales, y lo quiero hacer para cerciorarme de que todo quedó normalizado, para quedarme tranquilo y poder venir siempre a mi pueblo sin miedo a que vuelva a ocurrir.

Esta noche mis padres vuelven a ir al pueblo de al lado que son fiestas, y yo volveré a internarme en la casa provisto del mismo equipaje que el año pasado. Pilas, linternas, cámaras de video y fotos, dos teléfonos y un bate. Esperaré a esta noche.

Y ahora os cuento todo esto para que tengáis constancia de mi acto, que se va a producir esta noche. La noche del 14 al 15 de agosto de 2010, a las 0:30. Para mí es muy importante decir mañana quién es el ganador de la cabecera del blog de este año, lo que quiero decir con esto es que, si mañana no he escrito la entrada que anuncia al ganador, correr la alarma pues... algo me habrá pasado.

Y digo esto porque el año pasado, sin quererlo, mi vida corrió grave riesgo varias veces una misma noche. Si volviese a suceder algo parecido al año pasado, no creo que corra la misma suerte que me ha permitido vivir un año más.

Sin más noticias que contar, espero revelar pronto lo que me acontezca esta noche, y espero también que lo que cuente, no sea más que la descripción de una casa abandonada sin ninguna actividad paranormal.

Nos vemos pronto.

1 comentario:

Stultifer dijo...

Fuerte con el bate al primer indicio de sombra. Después, si quieres, preguntas.